Ingrid Duarte
  • GRANADA |
  • |
  • |
  • END

Agentes especiales de la Policía Nacional en el departamento de Granada investigan el robo con intimidación de la camioneta Toyota, gris, placas GR4065, propiedad de la compañía La mar Dulce, la que era conducida por el administrador, Freddy Armengol González Ortiz, de 56, años y que quedó abandonada en la Carretera Granada- Masaya.

Los ladrones abandonaron el vehículo después de que el agente de la Policía de tránsito, Nelson Morales Logo, les hizo varios disparos, uno de los cuales impactó en una llanta, lo que obligó a los tres delincuentes a continuar su huida a pie.

Al abandonar la camioneta, los sujetos aparentemente no se percataron de que en un bolso verde que iba en la cabina, a un lado del asiento del chofer, habían 102 mil 932 córdobas propiedad de la empresa dueña del vehículo.

El robo de la camioneta ocurrió a las 9:30 de la noche del sábado, en el empalme El Guanacaste, sobre la Carretera Panamericana, donde le dispararon a Julio Lorenzo Vivas, hecho ocurrido exactamente frente a la pulpería “El Wico”, propiedad del ciudadano Marlon Mejía Aguirre, donde González Ortiz compró productos básicos.

Alertado por un testigo, González Ortiz no se movió de la venta, pero fue auxiliado por Mejía Aguirre, quien luego persiguió a los ladrones en su camioneta.

Perseguidos sin tregua

El informe policial del subcomisionado Luis Alonso Carrillo Hernández indica que Mejía Aguirre persiguió a los delincuentes hasta la ciudad de Granada, al llegar al cementerio, en la salida sur a Los Pueblos, los individuos le hicieron otros disparos, uno de ellos penetró una ventana del autobús propiedad del señor José Leonardo Gallo.

Mejía Aguirre no se detuvo y los siguió hasta la Shell Guapinol, alertando al agente de tránsito Nelson Morales Logo, quien a bordo de su motocicleta se sumó a la persecución. Los ladrones le hicieron varios disparos al policía, sin acertar, cuando se acercaban al Hospital Amistad Japón- Nicaragua.

El agente respondió y uno de los proyectiles impactó en una de las llantas del automotor robado, los ladrones detuvieron el vehículo, bajaron y se internaron en el monte y huyeron en las cercanías de la entrada al Reparto San Juan.