•  |
  •  |
  • END

Después de matar de 42 estocadas a su pequeña hija, Rochel Cristhian Bay, de seis años, Precian Ann Rampo, de 33 años, no dijo nada, sólo lanzó una fría mirada.

El crimen aconteció en la Segunda Etapa de Residencial Praderas del Doral, cuyos pobladores siguen atónitos por el hecho sangriento ocurrido a eso de las diez de la noche del martes.

Una vecina de Precian Ann Ramp, quien se negó a brindar su identidad, reveló a EL NUEVO DIARIO que ella escuchó gritos, se asomó por la ventana, pero no observó nada, más tarde los lamentos subieron de volumen, por lo que los vecinos salieron a ver qué pasaba.

“Mi mamá salió de inmediato y la hermana (de la parricida) corrió en toalla (por la calle) pidiendo que la ayudaran, porque su hermana la quería matar y que vieran a la niña, su sobrina, en tanto la otra mujer --Precian Ann Rampo-- salió corriendo sólo con hilo dental puesto, la agarraron más adelante. Nadie sabía que era loca, estaba como poseída o haciendo quién sabe qué”, comentó otro vecino, dejando entrever que en el caso pudo haber habido brujería.

Por su parte la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó que la niña murió instantáneamente al recibir las 42 puñaladas.

Locura sí, brujería no

“Efectivamente, se trata de un parricidio, ocurrió a las diez de la noche, la que denunció fue la hermana de la agresora y tía de la víctima, Heymi Stefanie Taylor, de 19 años, quien afirmó que su hermana estuvo hospitalizada por problemas mentales y se presume que al momento de cometer el hecho sufrió una crisis”, declaró la comisionada mayor Reyes.

Otro dato que proporcionó la comisionada mayor Reyes, es que la pequeña que murió padecía de cáncer en la piel y producto de eso había perdido un ojo, pero hasta antes del crimen su estado de salud era bueno.

Cabe señalar que otra vecina comentó que la mañana del martes, Precian Ann Rampo discutió con su pareja porque éste se iba de viaje al interior del país por motivos de trabajo, lo que posiblemente haya desatado la crisis.

“La tragedia se produjo cuando la niña quedó a solas con su mamá, porque su tía salió de compras. Al regresar encontró la escena, por lo que su hermana trató de matarla a ella también, esos eran los gritos desesperados y cuando por fin logró abrir la puerta, salió huyendo”, dijo una fuente.

La parricida fue atendida por un médico después del crimen, luego fue llevada al Distrito Seis de la Policía Nacional y finalmente al Hospital Siquiátrico Nacional, después de que el Instituto de Medicina Legal diagnosticara su condición mental, según confirmaron las autoridades al Canal Diez, ayer.