Moisés Centeno
  •   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Mientras un hombre sufría del dolor que le provocó el balazo que recibió en la pierna izquierda, a su lado su esposa yacía asesinada de un disparo en el pecho.

La escena de este crimen tuvo lugar en la casa de madera de la pareja conformada por William Vílchez, de 33 años, y Clementina López Dávila, de 37, en Vesubio, un campo minero del caserío localizado a unos 35 kilómetros al este de Bonanza, en el Caribe Norte de nuestro país.

Los criminales que tuvieron de aliada a la oscuridad, irrumpieron la vivienda de las víctimas a eso de las 6:30 de la tarde del lunes último, y sin mediar palabras comenzaron a disparar.

Primero le dieron a Vílchez y luego a su esposa. Aparentemente, el proyectil de AK impactó en el pecho izquierdo de la señora, y le desbarató el corazón, por lo que su muerte fue inmediata.

A la hora del crimen, en la casa de la pareja estaba Juan Ramón López Obregón, de 22 años, sobrino de López, pero los criminales no le hicieron nada.

Después del asesinato, los dos elementos aún no identificados registraron toda la casa hasta encontrar mil peniques de oro --o sea 50 onzas--, y 150 mil córdobas en efectivo, y luego se fueron con el jugoso botín.

Todo hace indicar que las víctimas intentaron resistirse al robo de sus ahorros, pero la Policía investiga el caso.