María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

Dos homicidios violentos investigan agentes de la Tercera y Sexta Delegación de Policía ocurridos la noche del viernes en el barrio Camilo Ortega y Laureles Norte de Managua.

La primera víctima de la violencia nocturna fue Guillermo Antonio Chavarría Mercado, de 19 años, quien pereció al recibir un impacto de bala en el mentón, que le provocó hemorragia intracraneal.

La información preliminar que maneja la Policía del Distrito Tres es que el joven recibió el disparo de cerca y que además se vio involucrado en un pleito de pandilla.

Inicialmente, Chavarría estuvo como desconocido en la morgue del Instituto de Medicina Legal, pero su prima, Luz Marina Paiz, lo identifico.

Cabe señalar que el joven cayó sin vida de la terminal de buses que cubre la ruta 105, dos cuadras al sur, media al este. En la escena del crimen se logró encontrar dos casquillos de bala calibre 22 y 32.

“No tenemos mucha información, por medio de una llamada telefónica al puesto de mando es que nos enteramos que había una persona fallecida, ahora estamos investigando, porque no está claro el móvil”, dijo un agente policial.

Por su parte, vecinos del lugar donde fue encontrado Guillermo Antonio Chavarría, manifestaron no conocerlo, aunque el joven habitaba en el mismo barrio, sólo que la parte norte.

“Yo escuché dos detonaciones, cuando nos salimos el muchacho estaba boca arriba, no había mucha luz, por lo que fue difícil identificarlo, la verdad es que hasta miedo nos, dio, antes de los disparos se escuchó una discusión, pero más no sabría decirle”, comentó una vecina.

El muerto de la seis

Mientras que en sala de emergencia del Hospital “Alemán Nicaragüense” pereció a causa de un disparo que recibió a la altura del pecho en el lado izquierdo Francisco David Téllez Martínez, de 36 años, en la puerta de su casa, ubicada en el barrio Laureles Norte.

Una fuente policial dijo a EL NUEVO DIARIO que el homicidio se originó por una broma, aunque un familiar manifestó que se trató de robo.

“Téllez estaba tomando con unos amigos y cuando estaba hablando un joven que estaba con él comenzó a burlarse haciendo sonidos con la boca, el fallecido se enojó y le metió varios golpes en el pecho”, explicó la fuente policial.

Asimismo, explicó que el muchacho se retiró, pero regresó armado y le disparó. El cadáver fue llevado al Instituto de Medicina Legal.

Un familiar que se negó a brindar su identidad, dijo que el le dispararon por robarle, que deja dos hijos en la orfandad y que la vela sería en casa de su mamá ubicada, a dos cuadras de donde habitaba la víctima.