•  |
  •  |
  • END

Un fulminante infarto es lo que probablemente causó la muerte de Francisco José Díaz, de 54 años, quien fue encontrado muerto en la cama del cuarto número seis del hospedaje “La Laguna”.

Al cincuentón se le paró el reloj biológico, cuando aparentemente se disponía pasar un momento de placer en los brazos de una supuesta meretriz.

Según el personal de turno, Díaz llegó al motel con la damisela en su camioneta Mitusbischi, roja, placa 027 110, a eso de las ocho de la noche.

Extrañamente la mujer salió de la habitación a los pocos minutos de haber ingresado diciendo que iba a la venta en busca de una gaseosa, relató uno de los empleados de turno.

Sin embargo, cuando el camarero le dijo que ellos tenían gaseosas de venta, la presunta meretriz apresuró el paso y se perdió en la penumbra de la noche.

Apenados por la manera en que murió Francisco José Díaz, ayer sus familiares retiraron su cadáver de la morgue del Instituto de Medicina Legal, IML.