•  |
  •  |
  • END

Los miembros de un Tribunal de Jurado conformado por tres mujeres y dos varones, declararon culpables de parricidio, por omisión y autoría respectivamente, a la pareja conformada por Yamileth del Carmen Cuadra León y Lenín Antonio España Mendoza, ambos de 20 años, madre y padre de la fallecida Asley Nicole España Cuadra.

Durante la audiencia de debate de pena celebrada en el Juzgado Tercero Penal de Juicios de Managua, la fiscal auxiliar Eyra Jirón le solicitó a la jueza Rosario Peralta que castigara a España con la pena máxima de 20 años de prisión, porque incurrió en dos agravantes por su parentesco con la niña y la alevosía con la que habría actuado.

Para la madre pidió la mínima de 15 años de cárcel, pero el abogado de la acusada, Walter Centeno, demandó una pena atenuada de tres años y nueve meses de prisión y la suspensión de la misma, tomando en cuenta que su clienta no fue la que cometió el crimen, además de que de hecho ya está sufriendo una pena natural por el deceso de su hija.

Por su parte, el abogado de España Mendoza, el defensor público Róger Sánchez, solicitó a la judicial que le imponga a su defendido la pena mínima porque considera que la Fiscalía no probó los agravantes que invocó a la hora de pedir 20 años de cárcel.

Los hechos

Después de escuchar a las partes, la judicial convocó a las partes para lectura de sentencia el dos de diciembre a las dos de la tarde.

Los hechos fueron acusados en septiembre de este año y ocurrieron en una casa del barrio Laureles Sur, donde Lenín Antonio se quedó a solas con su hija, después de haber enviado a la madre de la pequeña a traer el cable de una grabadora.

Entre las principales pruebas que el Ministerio Público presentó durante el juicio está el dictamen médico del forense Néstor Membreño, que indica que la niña murió a consecuencia de hemorragia masiva abdominal, trauma en el tórax y golpes en las costillas. En total tenía once fracturas en esos huesos: ocho eran nuevas y tres viejas.

También tenía una fractura en el fémur porque al parecer fue tomada de una pierna y lanzada contra la pared. El puñetazo que presentaba en el tórax, según el forense, le fue infringido cuando aún estaba con vida y le desprendió el hígado.

Alegan inocencia

El abogado Walter Centeno considera que Cuadra León no omitió auxiliar a su hija, porque ella no estaba en casa, y considera que tal como lo dijo la Fiscalía, los negligentes fueron los policías que no actuaron cuando la abuela materna, Juana Leonor Cuadra, denunció a su yerno por maltrato y no hicieron nada.

Róger Sánchez alegó que ninguno de los testigos que presentó la Fiscalía durante el juicio vio al padre de la criatura cometer el crimen por el que se hizo merecedor del veredicto de culpabilidad.

“Que Dios perdone a la fiscal”, dijo la madre de la pequeña al proclamarse inocente al hacer uso del derecho a la última palabra, pero antes de eso, dos testigos, una sicóloga y una vecina, mencionaron que Cuadra León le reclamaba a su marido por los juegos de tipo sexual que la niña había aprendido y este se ponía agresivo, y que ella justificaba los mordiscos que en dos ocasiones presentó la menor diciendo “que eran de cariño que (el papá) se los hacía”.