•  |
  •  |
  • END

Juez condena a narcos
Porque admitieron el cargo de transporte interno de estupefaciente, la juez Ingrid Lazo condenó a la pena mínima de cinco años de prisión a dos salvadoreños y un nicaragüense. Los beneficiados con el fallo son el nicaragüense Chéster Pérez y los salvadoreños José David Sánchez y Ronny Hams Velásquez, a quienes la Policía les ocupó siete kilos de cocaína el pasado 24 de septiembre, en el parqueo del Mercado “Roberto Huembes”. La judicial también ordenó el decomiso de dos vehículos y un mil 600 dólares que les fueron ocupados al momento de la captura. Lazo rechazó la petición de los abogados defensores, quienes pretendían que les concedieran a los reos la suspensión de la ejecución de sentencia, pero la judicial se las negó.

Jurado no vio delito
Un tribunal de jurado declaró no culpables a Luz Marina Gutiérrez y su hijo Cristihian Gabriel Gutiérrez, acusados de haber dado muerte a Carlos Fernández Mena, de 56 años, hace casi un año. Según la acusación de la Fiscalía, el 8 de diciembre del año 2008, Cristihian Gutiérrez le propinó “dos patadas voladoras” en el pecho a su padrastro, Carlos Fernández, provocando que cayera de espaldas, momento en el que se golpeó la base del cráneo en una cuneta. Luz Marina Gutiérrez al ver a su concubino desvanecido, con la ayuda de otra pariente lo trasladó al cuarto que la víctima cuidaba en el barrio San Ignacio, donde lo dejó encerrado para supuestamente simular que había caído de forma accidental, según el escrito.

16 años para parricida frustrado
Gracias al principio de oportunidad que establece la legislación penal, Leonardo Francisco Silva Pérez, de 23 años, logró que sólo le impusieran una pena 16 años. Según el acuerdo firmado durante la audiencia de control de legalidad celebrada en el Juzgado Quinto Penal de Juicio, Leonardo Silva pagará con 10 años de cárcel el parricidio frustrado que perpetró contra su tierno hijo Erling Francisco Silva Arias, a quien le clavó un cuchillo varias veces en el cráneo. El condenado cumplirá otros seis años de encierro por la violencia doméstica a la que sometió por años a su ex pareja, Betty Arias, y por las lesiones que le causó a su ex cuñado Maynor Arias Gómez.