• |
  • |
  • END

Apoyándose en la “duda”, el juez Noveno Penal de Juicio, Edgard Altamirano, declaró no culpable a su ex colega, Carlos Mendoza, quien fue acusado de violación agravada en perjuicio de su hija adoptiva, una adolescente de 15 años.

Altamirano explicó que la duda surgió “porque la víctima no corroboró ninguno de los hechos narrados por los otros testigos que presentó el Ministerio Público”.

Según el judicial, la menor acusó a su padre “para llamar la atención de su familia hacia ella”.

La fiscal Eyra Jirón consideró que el juez Edgard Altamirano valoró de manera aislada las pruebas presentadas por el Ministerio Público en el juicio.

“Cuando hizo mención de las cartas escritas por la víctima, sólo se refirió a la parte donde expresó que su familia no le prestaba interés, pero no hizo mención donde relata la forma en que fue abusada de manera sistemática”, señaló Jirón.