Francisco Mendoza S.
  •   MATAGALPA  |
  •  |
  •  |
  • END

El cacao es una semilla que sirve para elaborar tiste y pinolillo, y otras sabrosuras, pero en el municipio de Waslala, este apreciado grano que fue utilizado por nuestros antepasados como moneda nacional, se convirtió en el móvil de un doble crimen.

Efectivamente, Adrián Martínez Zeledón, de 33 años, y Heriberto Martínez Solórzano, de 30, se liaron a balazos hasta la muerte por unas cuantas libras de cacao, según investigaciones realizadas por las autoridades de la localidad. El crimen ocurrió en la comarca San Antonio de Yaró.

Los dos hombres estaban ingiriendo licor y cuando ya estaban ebrios, uno de ellos se acordó de que el otro le debía varias libras de cacao, discutieron, echaron mano de sus revólveres, dispararon y ambos murieron.

Martínez tenía cuatro proyectiles en diferentes partes del cuerpo, mientras que su compañero de tragos recibió tres disparos.

Un equipo de investigadores de la Policía Nacional se movilizó hasta San Antonio de Yaró en compañía de la doctora Merlíng Loáisiga del Hospital “Fidel Venturas”, para hacer corroborar que los proyectiles incrustados en los cuerpos de los dos productores de cacao pertenecían a las armas que portaban.