•  |
  •  |
  • END

Familiares del niño baleado por un joven de 16 años exigen a las autoridades que capturen al victimario y a su abuela, quienes se fueron de su casa en las Américas Dos, desde la madrugada del martes sin que hasta ahora se sepa nada de ellos.

El pequeño Junior Ayala, de 12 años, recibió un impacto de bala en el estómago, luego de que su vecino, un joven de 16 años, sustrajera de la vivienda de su abuela un arma calibre 22. Después, sin mediar palabras, el jovencito se la colocó al menor en el abdomen y disparó.

Arlen González indicó que su sobrino fue sometido a una intervención quirúrgica, porque la bala le perforó el intestino delgado. Asimismo interpuso la denuncia en la Sexta Delegación de Policía, quienes llegaron a buscar a la abuela del pistolero y al joven, pero a los pocos minutos lo dejaron libre por ser menor de edad.

“A nosotros nos dijeron ellos (la Policía) que al chavalo lo protegía el Código de la niñez, pero que iban a hacer lo posible para enviarlo a un correccional, pero que no podían juzgarlo como adulto”, expresó González.

El martes pasado la Policía llegó a buscar a la abuela y al muchacho, pero la casa se encontraba cerrada.

Los vecinos dijeron a las autoridades que la señora y su nieto partieron en horas de la madrugada con rumbo desconocido, versión que reconfirmó una familiar del menor herido, quien añadió que seguramente hasta el arma se llevaron para borrar las evidencias.