•  |
  •  |
  • END

Dos muertes investigan agentes de la Tercera Delegación de Policía ocurridas en el barrio “Marta Quezada”, de Managua, la noche que se celebró la Gritería.

La primera víctima fue Norwin José Morán Hernández, de 17 años, que expiró cuando era trasladado de emergencia por miembros de Cruz Roja Nicaragüense hacia el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”. Morán recibió dos impactos de bala.

Doña Marta Hernández González, madre de la víctima, relató a EL NUEVO DIARIO que salió con su vástago a gritar la Purísima, pero por un momento su hijo se le desapareció.

“Cuando me fui a buscarlo lo encontré a dos cuadras de la casa, estaba en el pavimento ensangrentado, pedía que me ayudaran, pero la gente ya estaba dentro de sus casas y nadie me ayudó”, comentó entre sollozos doña Marta Hernández.

El hecho sangriento se registró de donde fue el Cine Cabrera, dos cuadras y media al sur.

Cabe señalar que Norwin residía con sus abuelos en el municipio de La Paz Centro, departamento de León, de donde llegó a pasar vacaciones con su mamá sin imaginar que serían sus últimos días.

“Él vivía con sus abuelos en La Paz Centro, la verdad no creo que haya tenido enemigos, porque el venía –al barrio Marta Quezada—a pasar días conmigo y no tenía enemigos, no sé que fue lo que pasó estoy esperando que la Policía investigue”, aseguró Hernández.

La otra víctima

El subinspector Roberto Calero, de la oficina de Información y Análisis de la Tercera Delegación de Policía, confirmó que el joven Erlin Cerda González, de 20 años, murió luego de recibir un impacto de bala en la cabeza.

A pesar de que no hay detenidos por los dos crímenes la Policía sospechas que Morán y Cerda fueron ultimados en el mismo hecho sangriento.

“Los detectives están indagando, cuando haya más información se las vamos a dar a conocer, ahora lo único que tenemos es que hay dos personas fallecidas y vamos a esperar qué arrojan las investigaciones”, concluyó el subinspector Calero.