Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Eran las seis de la tarde del 29 de noviembre. La entrada a la ciudad de los mangos ya mostraba su usual movimiento nocturno, destacando los travestís y trabajadoras del sexo que noche a noche se agrupan en el costado norte de la rotonda de Rivas, conocida también como la Zona Roja, porque ahí se ofrecen servicios sexuales.

Entre los travestís se encontraba Francisco Javier Mena Aguilar, de 17 años, conocido como Lola.

“Ella” llegó a la Zona Roja procedente de la comarca de Pueblo Nuevo, del municipio de Belén, y al igual que sus “colegas”, buscaba conseguir clientes. Cobran entre 80 y 200 córdobas, pero esa noche a Lola el destino le tenía preparada su muerte.

Los minutos para Lola estaban contados. Poco antes de las nueve de la noche recibió una letal estocada a la izquierda de la espalda y cayó en estado agónico frente a un taller. Aunque una patrulla policial lo trasladó al Hospital de Rivas, falleció minutos después por la abundante pérdida de sangre que tuvo.

Hoy, 21 días después, la Policía no ha podido esclarecer el crimen y los dos hombres que inicialmente fueron detenidos, quedaron en libertad, porque según el comisionado Óscar Alemán, jefe de Auxilio Judicial de Rivas, no existen evidencias que los vinculen al homicidio.

El comisionado Alemán dijo que aparentemente se trata de un crimen pasional entre gays, pero detalló que uno de los obstáculos para esclarecer el caso es que los travestís que se encontraban en el lugar de los hechos, han colaborado a su manera, pero otros hasta se fueron de Rivas, lo cual podría derivar en impunidad.

Dicha versión coincide con las declaraciones del travestí conocido como Shakira, quien reveló que la noche del crimen de Lola, no se encontraba en la Zona Roja, donde, según él, normalmente hay siete gays y cinco prostitutas, “pero ahora solo llegamos Marimar, la Paola y yo”, explicó.

Entre los travestís que se esfumaron de Rivas están La Casandra, Francis y Paloma, quienes de acuerdo con Shakira, se trasladaron a Managua y Masaya, pese a que son testigos claves, porque fueron los últimos que vieron con vida a Lola y los primeros en encontrarla en estado agónico.

El trío amoroso

Antes de desaparecer de Rivas, Casandra relató a EL NUEVO DIARIO que sospechaba que Paloma era la que le había propinado la estocada mortal a su amiga Lola.

“Esa noche estaban juntas con el hombre que primero convivió amorosamente con ella, pero que en la actualidad era la pareja de Lola, y de pronto llegó la Paloma asustada a avisarme que habían matado a Lolita”, comentó en esa ocasión Casandra.

Precisamente uno de los que inicialmente estuvo detenido fue el amante de los travestís, quien llevaba consigo en uno de los bolsillos de su pantalón, como evidencia del amor que sentía por Lola, una fotografía de ella.

Cuando la Policía constató que no estaba involucrado en el crimen, quedó en libertad al igual que un costarricense.

Según el comisionado Alemán, en la actualidad están trabajando en la ubicación de los testigos claves para entrevistarlos y reconstruir los hechos.

No obstante, comentó que algunos travestís incurren constantemente en delitos en el sector norte de la rotonda y de la calle de la carrilera, y caminan armados con cuchillos, pero según Shakira lo hacen porque en ocasiones se encuentran con clientes violentos.

Los restos de Lola no pudieron quedar sepultados en su natal Diriomo, porque al expirar en el Hospital de Rivas lo trasladaron momentáneamente a la morgue, pero como el depósito de cadáveres estaba en mal estado, lo sepultaron en el cementerio de la localidad. Sus “colegas” y sobre todo Casandra, trataron inútilmente de darle cristiana sepultura en su lugar de origen.

Impunidad versus justicia para homosexuales
No hay datos precisos sobre la cantidad de gays que fueron asesinados este año, pero lo que sí se conoce es que en la mayoría de los casos hubo impunidad.

Este año las organizaciones que trabajan para reivindicar la orientación sexual como un derecho humano y el derecho a construir una identidad sexual o de género, celebraron en junio la Jornada por una sexualidad libre de prejuicios, actividad enmarcada en el Día internacional del Orgullo Lésbico-Gay, que se celebra cada 28 de junio.

La página web de Puntos de Encuentro destacó que el impacto de la jornada fue evidente con la Marcha por la Diversidad Sexual, en la que participaron unas mil personas que buscaban hacer un llamado para eliminar actitudes y prácticas de rechazo hacia las personas que tienen orientaciones sexuales diferentes a la heterosexual (hombre-mujer).

En Nicaragua, desde el 9 de julio pasado, con la entrada en vigencia del nuevo Código Penal, el Estado abolió el castigo que existía contra las relaciones entre personas de un mismo sexo, pero aún la justicia no llega a este segmento de la población, sin embargo, se espera que con la elección de la nueva procuradora para la comunidad gay, haya un cambio.