•  |
  •  |
  • END

Doce años con sus navidades deberá completar tras las rejas Lenín Antonio España Mendoza, de 20 años, para pagarle a la sociedad el delito que cometió al matar a golpes a su bebé de tres meses y medio, Ashley Nicole España Cuadra.

Junto a España también fue condenada por omisión, la madre de la niña, Yamileth del Carmen Cuadra León, de 20 años, a quien la jueza Tercero Penal de Juicios de Managua, Rosario Peralta, conminó a descontar siete años y medio de prisión, confirmó ayer su abogado, Walter Centeno.

Centeno explicó vía telefónica que como su cliente fue acusada por omisión, la jueza le impuso la mitad de la pena mínima que existe para el delito de parricidio (15 años de prisión).

Afirmó el abogado que la jueza les impuso a los dos acusados una pena atenuada (a él 4,380 días y a ella 2,737.5 días), porque de hecho ya están sufriendo una pena natural por la muerte de su hija.

Pena media

Centeno señaló que su cliente, Cuadra León, no recurrirá de apelación contra la sentencia condenatoria, la cual fue notificada a los abogados defensores por medio de cédula la semana pasada, según revela el expediente electrónico del caso en la página Web del Poder Judicial.

España y Cuadra fueron declarados culpables por el parricidio de su hija, por autoría y omisión respectivamente, a finales de noviembre, en el Juzgado Tercero Penal de Juicios de Managua.

El Ministerio Público había pedido 20 años de cárcel para el papá de la menor y 15 para la mamá, en tanto que los abogados defensores, Róger Santos y Walter Centeno, solicitaron 15 y tres años y nueve meses, respectivamente, pero la judicial impuso una pena media tomando en cuenta atenuantes y agravantes.

El crimen

El crimen que separó a la pareja porque fueron confinados a sistemas penitenciarios distintos, ocurrió en una casa del barrio Laureles Sur, donde Lenín Antonio se quedó a solas con su hija, después de haber enviado a la madre de la pequeña a traer el cable de una grabadora.

Según la Fiscalía, el hombre golpeó a la menor y la estrelló contra la pared. El dictamen médico legal confirmó durante el juicio oral, que la niña murió a consecuencia de hemorragia masiva abdominal, trauma en el tórax y golpes en las costillas. En total tenía once fracturas en esos huesos: ocho eran nuevas y tres viejas.

También tenía una fractura en el fémur porque al parecer fue tomada de una pierna y lanzada contra la pared. El puñetazo que presentaba en el tórax, según el forense, le fue infringido cuando aún estaba con vida y le desprendió el hígado.