•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

Lo que este domingo comenzó con música alusiva a la celebración de la Inmaculada Concepción de María, en el kilómetro 43 y medio de la Carretera Granada-Masaya, terminó con un profundo silencio y una gran tristeza, porque a escasos metros de donde estaba el altar quedó tendido el cuerpo ensangrentado de doña Francis María Medina López, de 43 años.

Los vecinos y amigos de la señora no salían de su asombro al manifestar que la muerte de la mujer se produjo cuando ésta intentaba encender un mortero para alegrar el rezo que estaba programado para las tres de la tarde de ayer. En el lugar quedó preparado un hermoso altar, adornado con flores y luces de colores. La víctima había comprado cohetes y morteros.

“Aparentemente ella quería encender el mortero, pero no le dio tiempo de correr y le explotó en el rostro; se lo desbarató”, acotó el jefe departamental de la Policía Nacional, comisionado mayor, Ramón Avellán.

No tuvo tiempo de correr

END intentó conversar con los familiares, pero ninguno accedió, sin embargo, miembros de la Policía expresaron que la tragedia ocurrió a eso de las 1:22 de la tarde, exactamente en la Quinta Serramonte, aunque no dieron más detalles.

Se supo que la señora se encontraba de visita en nuestro país, porque residía en Estados Unidos.

Casi dos horas después, el cuerpo permanecía en la escena, a la espera de que llegara el médico forense que, aparentemente la Policía no podía localizar.

Éste es el segundo incidente mortal relacionado al uso de pólvora que se registra en este mes, porque como se recordará un joven murió en Boaco, cuando un mortero le destrozó los genitales y los dedos de una mano.