•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Oneida Lucía Ruiz Gómez, de 29 años, originaria del barrio “Alejandro Dávila Bolaños” de esta ciudad, se salvó de la muerte, pero está postrada en una cama del Hospital España, debido a que tiene cuatro fracturas en su pierna izquierda y la derecha puede que se la amputen.

Ruiz Gómez resultó lesionada junto a sus parientes, Agustina del Carmen Hernández Gómez, de 28 años: Martha Lizbeth Gómez Aguilar, de 30, y Luisa Hortensia Gómez Aguilar, de 40 años, quienes presentan diferentes fracturas y golpes.

Las cuatro mujeres que se dedican al comercio de frutas, iban del puesto fronterizo El Guasaule hacia Chinandega, a bordo de un microbús interlocal, conducido por Félix Catín, cuando fueron impactados de frente por la camioneta conducida por Meyling Marbelí López Cáceres, originaria del barrio La Barrera del municipio fronterizo de Somotillo.

El hecho ocurrió a las 9:30 de la noche del 3 de diciembre en la cuesta del río El Gallo, cuando la conductora de la camioneta hizo malas maniobras e invadió el carril del chofer del interlocal, quien trató de esquivarla, pero no pudo.

Andaba ebria

Socorro Aguilar, tía de Oneida, aseguró que la mujer que provocó el accidente por conducir en estado de ebriedad, no se ha aparecido al centro asistencial, por lo que la exhortó para que se haga responsable de los gastos, porque que los medicamentos son muy caros.

“Las dos mujeres que iban en la camioneta, insólitamente, están libres. Es necesario que se haga justicia, porque mi sobrina estuvo entre la vida y la muerte, y rogamos a Dios para que se recupere de sus lesiones en las piernas. Aquí no se ha aparecido ningún agente de Tránsito para averiguar lo ocurrido”, manifestó.

Dijo que es injusto que la mujer que causó el percance y su acompañante estén libres, mientras que sus parientes venían de trabajar honradamente.

María Lourdes Ruiz Gómez se unió al clamor de justicia, porque su hermana está desamparada con tres hijos que mantener.