•  |
  •  |
  • END

La aparente muerte por asfixia del pequeño Natanael de Jesús Pérez, de cuatro meses, ayer, develó el delito que antecedió a su concepción.

“Se murió, me levanté por la mañana, le di la pacha como a las seis de la mañana, le saqué el cólico y lo acosté como siempre, boca abajo, pero como a las siete y media mi hija me dijo que el niño no se movía, lo toqué y estaba muerto”, recordó Doña Andrea López.

Agentes de la Segunda Delegación de Policía trasladaron el cuerpo del pequeño al Instituto de Medicina Legal para investigar el caso.

Descubrieron que la madre del pequeño, una joven discapacitada de 21 años, quedó embarazada producto de reiteradas violaciones, según confirmó su abuela Andrea López.

“Me enfermé y me operaron, ese momento fue aprovechado por el marido de mi hermana, quien “me fregó” a la chavala y fue así que quedó embarazada”, recalcó doña Andrea López.

Aseguró que fue varias veces a interponer la denuncia en la Comisaría de la Mujer de la Segunda Delegación de Policía, sin que capturaran al supuesto violador.

“Fui a la Comisaría, pero esos policía no sirven para nada, me mandaron a Medicina Legal, confirmaron la violación y miré que ese hombre sigue libre, más bien nos ganamos enemigos que en cualquier momento nos van a venir a matar y nadie nos va a defender”, dijo doña Andrea López al explicar por qué no insistió en su denuncia.