•  |
  •  |
  • END

La ex notario Uno del Estado, Morena Avilés Serrano, no pudo disfrutar de su cama ayer viernes, porque aunque el juez Abelardo Alvir le otorgó el arresto domiciliar, la Policía la esperaba con una orden de captura emitida en el Juzgado Segundo Penal de Juicio.

Avilés fue notificada de la orden de captura en su contra por agentes de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, al concluir su comparecencia en el juzgado de audiencia, donde el judicial le otorgó el beneficio del arresto domiciliar.

La captura contra Avilés fue ordenada por la jueza Segundo Penal de Juicio, Adela Cardoza, desde hace varios meses, después de que la ex funcionaria de la Procuraduría General de la República, PGR, no se presentó a otro de los juicios que en su contra promueve la Fiscalía.

El fiscal auxiliar Ernesto Hermida, dijo que la nueva orden de captura contra la ex notaria es por otro proceso donde es acusada de haber vendido de manera ilícita otra propiedad del Estado valiéndose de su cargo.

La nueva acusación

El representante del Ministerio Público explicó que a Avilés le fue girada la referida orden de captura porque cayó en rebeldía al no presentarse al juicio que se promueve en su contra en el Juzgado Segundo Penal de Juicio.

En la acusación presentada en el Juzgado Séptimo Penal de Juicio a la ex funcionaria de la PGR le son imputados los delitos de fraude, estafa, estelionato y falsificación de documentos públicos en perjuicio del Estado, y los particulares Freddy Pérez Centeno, Juan Carlos Pérez Urbina, Feliciano Pérez y Byron Rocha Calderón.

La acusación también va enderezada contra Franklin José Argüello, quien haciéndose pasar como funcionario del Banco Central de Nicaragua se coludió con Avilés para vender en 150 mil córdobas una finca del Estado ubicada en Muelle de los Bueyes, jurisdicción de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS.

Entre noviembre de 2005 y febrero de 2006, Avilés y Argüello realizaron varias acciones irregulares para hacer creer a sus víctimas que ellos estaban autorizados por el Estado para tramitar la venta y legalización de la propiedad que está bajo la tutela del Banco Central de Nicaragua.

Argüello y Avilés, al vender la finca “San Martín”, entregaron a los particulares una escritura de compra y venta donde hacen aparecer a miembros de la Junta Liquidadora del extinto Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, BANIC, como vendedores de la propiedad.

Durante las investigaciones la Policía determinó que la referida escritura es falsa y tampoco participó en la elaboración de la misma la abogada Rebeca Pastrán.

En diciembre del año pasado, Morena Avilés fue incluida en la lista de candidatos a ser indultados por la Asamblea Nacional, pero el perdón legislativo todavía no ha sido aprobado.