Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Salomón Antonio González Campo, de 46 años, perdió la vida a garrotazos y pedradas que le propinaron sujetos desconocidos, cuando se dirigía a su casa a eso de la una de la madrugada, según informaron las autoridades policiales.

El hecho se registró en el barrio Raymundo Urbina, ubicado en la entrada del Instituto Agropecuario Antonio Baldovino del municipio de Muy Muy, cuando el afectado fue interceptado por desconocidos que lo atacaron y luego huyeron.

Una patrulla de la Policía se presentó a la escena del crimen con el médico forense, quien determinó que Salomón falleció a consecuencia de trauma craneal, producto de los golpes que recibió.

La Policía determinó que Arístides Membreño, alias “El Toro”, un tomador consuetudinario, fue visto por algunas personas en compañía de otro sujeto, cuando discutían con la víctima, por lo que se convirtió en el principal sospechoso del crimen.

Se investiga el paradero del otro sospechoso, a quien la Policía piensa capturar en las próximas horas para que responda por el delito, mientras que “El Toro” ya pasó a manos del Ministerio Público para su posterior enjuiciamiento.

Acuchillado en la garganta

Otro que perdió la vida de una cuchillada en el cuello que le cortó la yugular, fue el ciudadano Marcos Antonio Miranda Escoto, de 36 años, quien al momento del hecho se encontraba ingiriendo licor en el bar “Las Brisas”, ubicado en el municipio de Sébaco.

Las primeras investigaciones realizadas por la Policía revelan que al bar también se presentó Daniel Santos Reyes, de 33 años, quien tuvo diferencias con Miranda.

Reyes aparentemente sacó un cuchillo y se lo hundió en el cuello a su adversario que cayó herido de muerte, mientras el autor huía.

Vecinos del lugar trasladaron al herido al Centro de Salud de Sébaco para salvarle la vida, pero todo el esfuerzo fue en vano, porque falleció a los pocos minutos de haber ingresado al centro asistencial.

La Policía logró capturar al presunto autor de este hecho, quien es sordo y mudo, no obstante cargaba consigo el cuchillo “que habla por sí mismo”.