•  |
  •  |
  • END

Huellas dactilares de los dos acusados en los objetos robados, 41 fotografías y el testimonio de ocho testigos, son las principales pruebas que presentará la Fiscalía durante el juicio oral contra los presuntos asesinos de la doméstica, María Cristina Guido, y su hija Rubí Orozco, de siete años.

Los imputados por el doble asesinato que aconteció la madrugada del 24 de diciembre, en la comarca “Los Membreño”, comunidad situada a siete kilómetros al oriente de Managua, son David Carazo Díaz, apodado “La Cabra”, y Noel Ernesto Altamirano, alias “Pinol”.

María Cristina Guido y su pequeña hija fueron asesinadas en la casa que cuidaban, de donde fueron robados un DVD y otros artículos que la Policía recuperó después.

Ayer el juez Quinto Penal de Audiencias, Julio César Arias, admitió las pruebas que el Ministerio Público presentó contra los acusados y estableció como fecha de juicio el próximo 15 de febrero.

Pedro Guillén, abogado defensor de los dos acusados, cuestionó la idoneidad de los testigos propuestos por la Fiscalía, alegando que los testimonios de los deponentes no versarán sobre los hechos que se investigan, alegato que fue desestimado por el juez.

Al finalizar la audiencia, Arias reafirmó que los dos acusados deberán seguir en prisión preventiva.