•   AL DÍA / ALAJUELA  |
  •  |
  •  |
  • END

Únicamente soportó seis minutos frente al Tribunal de Juicio. Al oír la variedad y la contundencia de la prueba que había sido acreditada en su contra, y al escuchar la avalancha de años a los que era condenado, no le quedó otra que levantarse de la silla de los acusados y abandonar la sala fuertemente custodiado, cuando apenas iniciaba la lectura del por tanto.

El nicaragüense José Ramón Padilla López fue sentenciado ayer a 63 años, luego de que el Tribunal de Juicio de Alajuela lo halló no sólo culpable del homicidio del veterinario Jorge Eduardo Araya Araya, ocurrido el 11 de agosto de 2008, sino también de seis robos agravados.

El extranjero, sin embargo, sólo descontará 50 años que son el máximo que establece el Código Penal de Costa Rica.

“¡Lo mató simplemente por el placer de matar!”, fustigó la fiscal Floribeth Rodríguez durante sus conclusiones finales.

Padilla, acompañado por un cómplice que no fue identificado, irrumpió en el local donde estaban un hijo del señor Araya, un empleado y un agente vendedor.

A punta de armas de fuego, los lanzaron al suelo y los despojaron de todos los bienes. Padilla se disponía a huir cuando ingresó Araya por la parte trasera del negocio ignorando lo que ocurría. Fue impactado sin mediar palabra ni motivo alguno.