•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Giovanni Mendoza Castillo, de 28 años, caminaba en el costado sur de la parroquia San Agustín, de esta ciudad, cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta lo mataron de tres disparos, uno en la pierna derecha, otro en el tórax y el último en el cráneo.

Antes del crimen, Mendoza Castillo, originario de Villa Nueva, había guardado el camión con el que laboraba desde hace tres años en una distribuidora y se dirigía frente a la vivienda de su jefa, Sandra Vargas, en el barrio San Agustín, donde había dejado su motocicleta, sitio en el que fue sorprendido por los asesinos.

Aún con vida, fue trasladado de emergencia a una clínica privada donde falleció a las 11:30 de la noche del lunes, y será sepultado hoy en el cementerio de Villa Nueva.

Sandra Vargas dijo que Mendoza era su brazo derecho en la distribuidora, cubriendo la ruta Corinto-Villa Nueva, lo que al parecer colmó de odio a su ex compañero de vida, Ángel Antonio Rivera Delgado, de 45 años, quien de acuerdo con las investigaciones policiales habría pagado a los sicarios que mataron a Giovanni, quien dejó a un hijo en la orfandad.

Ya habían intentado matarlo

Vargas recordó que hace once meses Mendoza Castillo fue objeto de un atentado, “pero todo quedó tapado”.

Comentó que Rivera Delgado tiene un negocio a 25 metros del suyo, en el barrio El Calvario, y supuestamente en una ocasión le dijo que la quería ver destruida.

“Tuve una relación con él (Ángel) hace mucho tiempo, pero es de los hombres enfermos psicológicamente, que no le gusta que la mujer tome sus propias decisiones. Él sabía que Giovanni era una de las personas que más me apoyaba”, reiteró Vargas, quien teme por su vida.

Nicolasa Castillo Espinales aseguró que su hijo Giovanni desde pequeño fue trabajador y honrado, y no le hacía mal a nadie, por lo que exige justicia, clamor al que se unieron Eleazar Antonio Aguilar y Elmer Mendoza, amigos de la víctima.

El teniente Manuel Sequeira, portavoz de la Policía de Chinandega, confirmó que los asesinos fueron dos motociclistas con los rostros cubiertos por cascos, pero señaló que ya establecieron coordinaciones con las delegaciones policiales de municipios vecinos para buscar a los sospechosos que aparentemente huyeron de Chinandega.