•   BOACO  |
  •  |
  •  |
  • END

Desnudo, tirado sobre un charco de sangre, y surcado por 28 machetazos, fue encontrado sin vida la madrugada de ayer el anciano Gilberto Suárez Jaime, de 70 años.

El cuerpo presentaba varias heridas en las manos, lo que evidencia que el longevo trató de defenderse.

El cadáver además presentaba un “puyazo” cerca de la manzana de Adán, en el cuello.

A diez metros del cuerpo estaba la hamaca donde longevo solía descansar, la que quedó salpicada de sangre.

Simón Orozco encontró el cuerpo a eso de las 5:30 de la mañana de ayer, cuando se disponía a pastorear el ganado en la comarca El Palo, jurisdicción de San Lorenzo.

Vivía en una champa

El asesinato tuvo como escenario una champa de plástico y palos donde vivía la víctima en la finca La Ceiba, que tiene una extensión de un cuarto de manzana.

Don Gilberto se dedicaba a cuidar la propiedad en compañía de un perro. No usaba armas porque tenía un impedimento en la mano derecha a consecuencia de una vieja enfermedad y además caminaba apoyado en un bastón.

Aunque la Policía apenas está empezando a investigar el crimen, aclaró que el anciano estaba sin ropa porque así acostumbraba dormir.

El móvil es un misterio

El subcomisionado Carlos Alonso, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía de Boaco, descartó como móvil del asesinato el robo, porque la víctima no tenía nada de valor y hasta se alimentaba gracias a la caridad de sus vecinos.

También descartó problemas de propiedad porque la finca que el anciano resguardaba le pertenece a Julián Reyes, a quien antiguos cooperados se la regalaron.

Éste es el segundo asesinato que ocurre en el departamento de Boaco en lo que va del año, porque hace diez días aproximadamente, un hombre violó y luego asesinó a su ex cónyuge, a quien colgó de la rama de un árbol.