•  |
  •  |
  • END

RIVAS
La pequeña sala de una humilde vivienda del barrio “La Puebla”, en Rivas, fue el escenario de un suceso sangriento protagonizado por Omar Hernández Grijalva, de 44 años, quien le propinó siete machetazos a su hermano, Marcos Antonio.

El lesionado permanece en delicado estado de salud en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, en Managua.

El agresor fue arrestado por la Policía y según su progenitora, Lucía Grijalva, de 80 años, la causa de la inesperada agresión es que Omar tiene resentimientos contra su hermano “porque aduce que yo quiero más a Marcos Antonio y por eso lo cela”.

Omar Hernández tiene problemas mentales derivados de la época en la que cumplió el Servicio Militar Obligatorio y además padece de epilepsia, reveló la anciana.

Lo estaba esperando

Detalló que Marcos Antonio trabaja como vigilante y al momento de la agresión, a las 6:30 de la mañana, se estaba alistando para presentarse en su centro de trabajo, pero al salir del baño y dirigirse a la sala, fue atacado inesperadamente por su hermano.

Hernández le propinó a Marcos Antonio machetazos en la cabeza, brazo y codo izquierdo, mientras la víctima le preguntaba qué pasaba.

Según doña Lucía, en ese momento ella se encontraba con su nieta de nueve años y no había quien le ayudara, pero en medio del alboroto llegó a la casa un vecino que le arrojó una piedra a Omar para que dejara de atacar a su hermano, quien yacía tumbado en el suelo con el rostro ensangrentado.

Posteriormente la Cruz Roja trasladó a la víctima al hospital de Rivas, mientras su hermano, el agresor, observaba desde la acera de una casa vecina.

Tiene el cerebro expuesto

En el centro asistencial los galenos estabilizaron a Marcos Antonio, lo remetieron a Managua, porque presentaba politraumatismo, heridas múltiples y fractura con exposición cerebral, más fracturas en el codo y palma de la mano izquierda, según explicó la doctora María Gutiérrez.

De acuerdo con doña Lucía ésta es la primera vez que Omar actúa de manera violenta, por lo que pide a las autoridades de la Policía que no lo dejen en libertad y que lo remitan, si es necesario, al Hospital Psiquiátrico Nacional.

La anciana recordó que su humilde hogar se ha vuelto escenario de tragedias, porque el tres de diciembre del 2007 falleció su nieto de 15 años, Ariston Espinoza Grijalva, quien en era considerado un gran prospecto del atletismo. Precisamente pereció mientras entrenaba en la pista del estadio “Yamil Ríos Ugarte”. Posteriormente el 25 de noviembre del 2008, falleció la mamá de este joven e hija de doña Lucía.