•  |
  •  |
  • END

Penas que oscilan entre los 16 y 87 años de prisión solicitó la Fiscalía contra los cuatro miembros de una banda de explotadores sexuales, descubiertos por las autoridades hace cuatro meses.

Para el cubano-americano Carlos Roberto Monzón, la fiscal Odette Leytón pidió 54 años de cárcel por el delito de explotación sexual en la modalidad de pornografía en perjuicio de seis niñas y dos adolescentes.

Por lo que hace a la violación agravada contra su menor hijastra, la Fiscalía solicitó la pena mínima de 15 años de cárcel; 12 por trata de personas y seis más por crimen organizado, penas que sumadas a la más grande totalizan 87 años de encierro.

Aunque la judicial lo sentenciara a esa pena, nuestra legislación señala que la máxima para todo reo es de 30 años.

Para la costarricense Nuria Villapuerta, pareja de Monzón, a quien la jueza Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, declaró culpable por la coautoría de explotación sexual, el Ministerio Público solicitó 54 años de cárcel.

En el caso de Carlos Martín Cervantes, quien fue encontrado culpable de los delitos de trata de blancas y crimen organizado, el Ministerio Público demandó que le apliquen 11 y 6 años de cárcel, respectivamente, para totalizar 17.

Doble condena

Cervantes en la actualidad cumple otra condena de seis años de prisión, porque se declaró culpable del delito de explotación sexual en perjuicio de dos niñas del barrio “El Rodeo”, en mayo del año pasado.

Para Adriana Flores Bermúdez, quien reclutó a dos jóvenes para que sirvieran como modelos pornos, la representación del Ministerio Público pidió 16 años de cárcel.

Al final del maratónico juicio que se desarrolló durante dos semanas, la jueza Ingrid Lazo declaró no culpables de la coautoría de los delitos de crimen organizado a Nuria Villapuerta y Adriana Flores, por considerar que ellas sólo cumplían órdenes de Monzón y Cervantes.

En el juicio se determinó que Villapuerta no fue cómplice de la violación de su hija, porque cuando eso ocurrió, la mujer estaba cuidando en el hospital a la menor de sus “retoños”.

La lectura de sentencia condenatoria está prevista para el próximo 19 de febrero a las 12 del mediodía.