José Luis González
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN
El niño Luis Miguel Sánchez Acosta, de dos años, murió calcinado mientras dormía la noche del jueves en su propiedad ubicada en el barrio Augusto César Sandino, en la comunidad Mina Limón, en el municipio de Malpaisillo.

De acuerdo con las investigaciones policiales, Justo Pastor Sánchez Medina, de 40 años, progenitor del niño, encendió dentro de la casa una fogata con ramas y estiércol de ganado vacuno para espantar los zancudos y otros mosquitos.

La oficial Diana Méndez, vocera de la Policía en León, afirmó que supuestamente el fuego se propagó con el viento y arrasó con la humilde vivienda construida con plástico negro y palmas.

Durante el siniestro, el padre del menor logró rescatar únicamente a dos de sus hijos mayores, de 4 y 8 años.

Los familiares y vecinos del barrio “Augusto César Sandino” trataron de controlar el fuego, pero en pocos minutos éste se propagó y se tornó incontrolable.

Según la oficial Méndez, un equipo de la guardia operativa se trasladó hasta el lugar de los hechos para realizar las investigaciones de rigor, no obstante de antemano fue calificado como un accidente doméstico y el señor Sánchez Medina fue eximido de responsabilidad.