•  |
  •  |
  • END

Caliente estuvo la segunda audiencia del juicio donde la Fiscalía acusa al fotógrafo Silvio Benito López por la presunta autoría de los delitos de explotación sexual en la modalidad de pornografía y acto sexual con adolescente mediante pago.

La temperatura subió en el tribunal, pero no porque el aire acondicionado de la sala de juicio haya fallado, sino porque se exhibieron como pruebas vídeos y fotografías de niñas y mujeres desnudas que hicieron sonrojar hasta al más deshinibido.

La noticia de que en la sala asignada al Juzgado Sexto Distrito Penal de Juicio se estaba “presentando” material pornográfico se regó como pólvora en los pasillos judiciales, lo que atrajo a varios empleados ajenos a esa judicatura, quienes en vez de ir a sus casas tras una jornada de labores, llegaron al tribunal a “curiosear”.

“No me molestés que estoy viendo mi película”, dijo un gestor de despacho a otra compañera que lo llamó para que la asistiera en una diligencia judicial.

Otro de los presentes en la inusual audiencia comentó que sólo hacían falta las palomitas de maíz, para sentirse que estaba en una sala de cine.

La exhibición del material pornográfico tuvo como antesala la presentación de los objetos ocupados a López en su estudio fotográfico, el cual estaba ubicado en la Colonia Salvadorita. La Policía ocupó ahí un póster con fotografías de mujeres desnudas y un vibrador.

Entre el material porno presentado, hay dos videos donde López aparece practicando al menos un aborto, razón por la cual las cintas fueron remitidas al Ministerio Público para que determinen si presentan otra acusación contra el fotógrafo por interrupción de embarazo.

El juicio contra López, quien ayer quedó con los “pies hinchados” por todo lo que se miró en los videos, continuará y concluirá la próxima semana.