•  |
  •  |
  • END

El licor, la imprudencia y falta de precaución, en la capital dejaron dos muertos, en dos casos autónomos ocurridos por accidentes de tránsito.

El primer caso corresponde a la joven Xiomara del Carmen Buitrago Brisuela, de 26 años, quien falleció la tarde de este viernes luego DE que la camioneta marca Toyota, placas M 015325, en que se trasladaba hacia el municipio de Teustepe, fue impactada por el carro marca Toyota Yaris, placas M 018413, en el kilómetro 48 de la carretera hacia el municipio Las Banderas.

El carro se movilizaba de este a oeste y era conducido por Ernesto José Arcia Castillo, de 29 años, mientras la camioneta circulaba en dirección contraria y era conducida por Manuel Salvador Rodríguez Rueda, de 51.

Invasión de carril

“Hubo una invasión de carril con las consecuencias de varias personas lesionadas y una fallecida, en este momento no tenemos la resolución del caso y no podemos decir quién invadió el carril, pero producto del impacto la persona que iba en la camioneta cayó en el pavimento y perdió la vida”, aseguró el subcomisionado Ellis Rubio, jefe de la Policía de Tránsito de Tipitapa.

Tyron López, sobrino del conductor de la camioneta, aseguró que el conductor del Yaris invadió el carril en que se trasladaba su familia y a pesar de que su tío intentó evitarlo no se pudo evadir la colisión, por lo cual Xiomara Buitrago cayó en la calle y se desnucó. La Policía de Tipitapa retuvo al conductor del Yaris en las celdas de esa delegación policial.

El oficial recomendó a la población que circula por las carreteras internacionales, conducir con velocidad prudente para evitar accidentes muy lamentables como este.

Perdió la vida por un queso

En el segundo caso, sus familiares lo recuerdan como una buena persona y un buen padre. Una de sus últimas acciones fue ir a comprar un queso para la cena de su familia, pero en el trayecto por ir a conseguir el producto lácteo, Eddy Fernando Alegría, de 35 años, perdió la vida.

El joven Alegría la tarde de este viernes salió de su casa de habitación, ubicada en el barrio San Judas, exactamente del Ceibo una cuadra al norte y una y media al este, a bordo de su motocicleta marca Genesis, sin placas, hacia una pulpería situada en el sector del Centro Comercial El Zumen.

“Cuando compró el queso ya venía hacia la casa, pero regresó a la venta porque se le había olvidado el vuelto y parece que el queso lo llevaba entre las piernas. Como se le iba a caer intentó agarrarlo, perdiendo el equilibrio hasta estrellarse contra un árbol en el sector de la Bloquera Santa Martha”, explicó Carolina Obregón Sánchez, de 34 años, viuda de Alegría.

Según familiares de la víctima, éste llevaba el casco de protección en su brazo izquierdo y no en su cabeza. Señalaron que él apenas tenía dos meses de haber aprendido a conducir en moto y en varias ocasiones le habían advertido que mejor no comprara la motocicleta. Los familiares comentan que el Eddy tenía pensado que luego de llevar el alimento a su familia, se dirigiría hacia el Banco Central de Nicaragua, donde trabajaba como vigilante.