•  |
  •  |
  • END

Dos jóvenes “amigos”, al parecer, no comprendieron el significado del Día del Amor y la Amistad, celebrado ayer, ya que uno de ellos de “regalo” le propinó un disparo en un ojo a su confidente, quitándole la vida en una vivienda del barrio “Hugo Chávez”.

Así, la tarde de ayer, Alex Corrales, de aproximadamente 30 años, disparó un balazo en la cara de su amigo de tragos Carlos Adán Rivera Cajina, de 33, alias “Quilombo”, en una vivienda ubicada de la entrada principal del barrio Hugo Chávez, 22 andenes hacia el norte.

Ambos jóvenes se encontraban injiriendo licor en la casa de don Danilo Espinales, de 50 años, junto a otra persona. Según el señor Espinales, los muchachos eran amigos y desconoce la causa por la que Corrales disparó. “Todo estaba tranquilo, nos estábamos tomando una media y en eso yo me fui a buscar hielo, cuando de repente oí una detonación. Cuando salí ya el que disparó se había ido”, relató.

El señor Espinales dijo desconocer que el victimario portara un arma de fuego o si los jóvenes tenían rencillas, sin embargo, para el padrastro de la víctima, que se hizo presente al lugar, seguramente debió haber un pleito entre ambos. “Yo no estaba aquí cuando pasó el hecho, pero ellos tuvieron que haber discutido para que ese hombre le disparara a mi hijastro”, expresó Francisco Valdivia Morán, de 76 años.

Vecinos del lugar dijeron que el fallecido era muy servicial y hacía pequeños trabajos a cambio de pequeños cobros. Mencionaron que en esa vivienda es común que personas lleguen a tomar licor. La víctima habitaba en el anexo al barrio Camilo Chamorro.

La Policía del Distrito VI se presentó al lugar del hecho. Oficiales indicaron que buscarían a Corrales en su casa de habitación, ubicada de los Talleres Kelly seis cuadras al norte y media cuadra arriba.