•   MASAYA  |
  •  |
  •  |
  • END

El hijo de la vicealcaldesa del municipio de Catarina, Erving Manuel Quintanilla Carballo, de 30 años, falleció producto de un disparo que supuestamente le propinó un policía de esa localidad.

Según testigos, el hecho se dio cuando la víctima estaba en la esquina del andén donde había una vela. En ese lugar estaba un policía motorizado, quien se fue del lugar, pero minutos después regresó para golpear al infortunado.

Posteriormente llegó un carro rojo del cual descendió otro oficial que le colocó la pistola en el pecho a Quintanilla y le disparó mortalmente.

“El baleado estaba aquí en la vela, después se fue a la esquina del andén donde está un poste. Ahí estaba un oficial, el cual se fue, pero a los tres minutos regresó y agarró a patadas al muchacho. También hubo un forcejeo entre ambos, por lo que luego llegó un carro rojo con dos personas. El que estaba en la parte de atrás, bajó, cargó el arma y “se dejó ir” adonde Erving Manuel, después estos se fueron del lugar”, testificó Odilio Gaitán.

Los testigos precisaron que la víctima no estaba haciendo nada que justificara la agresión y mucho menos que le dispararan.

Por su parte, doña Isabel Carballo, madre del infortunado y vicealcaldesa de Catarina, pide justicia para que la muerte no quede impune.

“Mi hijo no se metía con nadie, tenía dos meses de haber venido de Costa Rica, donde trabaja. Se había quedado en el país por mí, pero nunca pensé que le iba a pasar algo”, dijo la vicealcaldesa con la mirada enrojecida por el llanto.

Erving Manuel Quintanilla Carballo deja en la orfandad a cuatro hijos, todos menores de edad, siendo el más pequeño el de diez meses de nacido.

El segundo jefe de la Policía de Masaya, comisionado Leandro Lara, dijo que hay contradicciones en las entrevistas de los testigos e implicados, pero no dio más datos porque las investigaciones no han concluido, pero destacó que los dos oficiales involucrados en el caso, Francisco Antonio Muñoz y César Cruz, este último policía voluntario, están detenidos.

El hecho ocurrió frente a la alcaldía de Catarina, en horas de la madrugada de ayer.