Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Molestos están los familiares del esteliano Wilfredo Díaz Pastora, por las declaraciones brindadas por la jefatura de Asuntos Internos de la Policía de Jinotega, que señaló que no fueron los antimotines y uniformados acantonados en La Concordia los que le fracturaron cuatro costillas y le perforaron un pulmón.

La jefatura de Asuntos Internos informó esta semana, sobre la base de las declaraciones de dos testigos, que quien golpeó a Díaz Pastora en uno de los bares de la plaza de La Concordia es un homosexual a quien supuestamente Wilfredo estaba tocando sin permiso, además informaron que el dictamen médico revela que no hay fractura de costillas.

Sin embargo, los familiares del lesionado sostienen lo contrario, por lo que anunciaron que le llevarán las fotografías del agredido a la Primera Comisionada Aminta Granera, Directora Nacional de la Policía, para que este hecho no quede en la impunidad.

Además denunciarán el supuesto abuso policial ante la Comisión de Derechos Humanos y Paz de la Asamblea Nacional.

De igual forma, pobladores de La Concordia declararon a medios de comunicación de Estelí, que efectivamente observaron que un amigo del afectado era golpeado e insultado por sujetos procedentes de esa localidad y de San Sebastián de Yalí, entonces, se involucraron en la pelea para mediar, pero igual resultaron agredidos.

Detallaron que cuando la patrulla de uniformados llegó al lugar, observaron a los “bochincheros”, pero en vez de capturar a los agresores, la emprendieron contra Wilfredo Díaz Pastora, a quien le pegaron con los “amansa-bolos”, también le dieron puñetazos y puntapiés.