•  |
  •  |
  • END

Mientras en la casa de María Auxiliadora Pérez crece la zozobra porque desde hace 14 días no saben nada de María de Fátima Pérez, de 23 años, los forenses del Instituto de Medicina Legal, IML, tratan de identificar a la mujer que fue encontrada muerta en la famosa “Casa Embrujada”.

El calvario de la familia Pérez comenzó el 14 de febrero, cuando el mexicano Ramón Alcázar, de 48 años, ex compañero de vida de María de Fátima Pérez, llegó a su casa, en el barrio Laureles Norte, para invitarla a salir y demostrarle que ya no era celoso, que estaba arrepentido y que había cambiado totalmente.

Tras ocho meses de soportar celos absurdos, la joven dudó, pero finalmente aceptó la invitación, abordó la camioneta roja, placas salvadoreña 68111G, que el mexicano había puesto a su nombre, y se fue.

“Ellos estuvieron juntos mucho tiempo, él llegaba seguido a la iglesia Ríos de Agua Viva, que queda por el mercado “Iván Montenegro”, adonde nosotros asistíamos. Empezó a ayunar como todos los hermanos, luego empezó a enamorar a María de Fátima, quien tiempo después lo presentó como pareja oficial”, recuerda hoy la madre de la desaparecida.

Huérfana de amor
Cuando el mexicano conoció la casa de María de Fátima, por 80 dólares al mes alquiló una vivienda frente a la de su amada, a quien le encargó el pago de las cuentas, porque hasta el contrato de arrendamiento estaba a nombre de ella.

“Nosotros le teníamos afecto a él (Ramón), porque se miraba buena gente y el niño de ella (de María de Fátima) lo quería mucho, porque era como el padre que nunca tuvo”, recordó doña María Auxiliadora Pérez.

Madre e hijo estaban “huérfanos de afecto”, porque el papá del niño se fue a Guatemala apenas supo que María de Fátima estaba embarazada, y aunque le prometió regresar para llevárselos a vivir con él cuando se estabilizara económicamente, nunca cumplió su palabra.

Cuando apareció el mexicano, el niño empezó a adorarlo a tal punto que ahora casi no juega por estar pendiente de cada vehículo que pasa por la calle, porque acostumbraba salir corriendo a abrir el portón de la casa para encontrarse con su madre y su papá postizo.

Mexicano era divorciado
El día que María de Fátima salió con su ex, llevaba puestas unas sandalias blancas, falda celeste y camisa rosada de tirantes.

Inicialmente la joven le dijo a Alcázar que esa ropa era muy humilde para salir, pero él la convenció de lo contrario diciéndole que primero comprarían un ramo de rosas y luego irían a Bello Horizonte, a comer pollo.

Esa noche, la joven no regresó a su casa, lo que llenó de preocupación a la familia que al día siguiente se presentó al Distrito Seis de Policía a denunciar su desaparición. Hasta la fecha guardan la esperanza de que María de Fátima regrese a su lado.

Los agentes policiales del Distrito Seis descubrieron que Alcázar ni tenía negocios ni familiares en el país, y que es en Estados Unidos donde tiene un autolote, una ex esposa y dos niños.

Coincidencia mortal
Cuatro días después de la de-saparición de María de Fátima, el 18 de febrero, coincidentemente en la antigua Quinta Angélica, mejor conocida como la “Casa Embrujada”, ubicada en el kilómetro 20 de la Carretera Panamericana Sur, un hombre encontró el cuerpo de una mujer desnuda en estado de descomposición.

Cerca del cadáver, que tenía entre cuatro y cinco días de descomposición, los únicos objetos que la Policía encontró fueron una peineta dorada y una bolsa con papas fritas.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde los especialistas determinaron que la dama falleció a consecuencia de un golpe contundente en la frente, pero aún no se sabe qué tipo de objeto usó el asesino. Aunque tenía otros golpes en el cuerpo, la mujer no fue violada.

Tras el hallazgo de la mujer desnuda, por el Instituto de Medicina Legal “desfilaron” las madres de dos desaparecidas en Managua. La primera fue una dama del municipio de Ciudad Sandino cuya hija desapareció desde el 15 de febrero, pero las características de la muchacha no concordaron con las del cuerpo que yace en una de las gavetas de la morgue.

Identificación de cadáver vía ADN
Por el largo del cabello, número de zapato, forma de los huesos de la cara y tamaño, los forenses creen que el cuerpo encontrado puede ser el de María de Fátima, pero doña María Auxiliadora dijo que ésa no era su hija, porque no tenía la cicatriz en la ceja izquierda que distinguía a la muchacha.

Los médicos forenses le explicaron a María Auxiliadora Pérez que el rostro del cadáver encontrado en la Casa Embrujada perdió la mitad de la piel, al igual que las manos, y ya no se podían apreciar cicatrices, manchas ni tatuajes ni huellas dactilares, por lo que había que recurrir a otras técnicas de identificación.

“Procedimos a revisar el cuerpo y al compararlo con la fotografía y declaraciones de doña María, nos dimos cuenta que se relacionaba en algunas cosas: por ejemplo, el cadáver tenía un pie de 52 centímetros (talla 6) y la desaparecida calzaba igual. Los dientes del cadáver estaban sanos, no tenían caries, solo el diente canino estaba un poco salidito, y al compararlos con los dientes de la foto de la muchacha desaparecida, notamos que había coincidencia, porque los tenía casi perfectos”, señaló el médico forense que está trabajando en la identificación del cadáver.

Pero como doña María Auxiliadora sigue diciendo que ésa no es su hija, los forenses extrajeron del cuerpo de la mujer muerta un diente premolar y varias muestras de cabello a los que se les hará una prueba comparativa con el ADN del padre de la desaparecida María de Fátima.

Para poder hacer la prueba, habrá que esperar que la Policía le pida a un juez la orden para proceder a extraerle las muestras de fluidos corporales al padre de la joven.

Desaparece la Casa Embrujada
La Policía de la Estación Tres está trabajando aceleradamente para identificar a la mujer encontrada muerta en la Quinta Angélica, y como parte de sus pesquisas descubrieron que una camioneta que fue encontrada abandonada en Rivas, es la misma que abordó María de Fátima la última vez que la vieron.

Igualmente, la Policía sigue procesando las evidencias que encontraron en la Casa Embrujada, que esta semana fue demolida parcialmente y están estableciendo coordinaciones con la Interpol para tratar de ubicar al mexicano.