•  |
  •  |
  • END

Dos jóvenes nicaragüenses y un guatemalteco fueron asesinados a balazos, en Guatemala, la noche de este viernes, por verse envueltos en pleitos entre las peligrosas maras, confirmó a EL NUEVO DIARIO Nery Morales, vocero del Ministerio de Gobernación de ese país, a través de un comunicado.

La Comisaría 14  de Guatemala informó que a las 10 de la noche, en el interior de la cevichería El Cevichazo, ubicada en la cuarta calle y segunda avenida de la zona 21, Colonia Guajitos, fue localizado el cadáver del joven Miguel Ángel Sales Saravia, de 31 años,  quien portaba cédula de identidad nicaragüense número 001-150778-0085P.

Según la Policía guatemalteca, Sales Saravia recibió un proyectil de arma de fuego al lado derecho de la sien, lo que provocó su muerte instantánea en el lugar. Pero la madre de la víctima, Maritza Saravia Peralta, de 57 años, habitante del barrio Monseñor Lezcano, aseguró que José Luis Ramírez, amigo de su hijo, y quien se encontraba con él a la hora de su muerte le dio otra versión del hecho.

Dos versiones
“Él -Jose Luis Ramírez- me dijo que mi hijo se quedó en una esquina saludando a una muchacha que conocía, mientras él siguió caminando, luego dice que inició una balacera y sólo vio que a mi hijo le habían pegado un balazo en la cabeza”, relató doña Maritza Saravia.

Pero a la dolida madre, un trabajador de una funeraria en Guatemala, mencionado sólo como Denis, le dio otra versión. “El de la funeraria me dijo que no hubo balacera y que no fue en la calle que ocurrió (el hecho), dice que lo que pasó es que mi hijo estaba en una fiesta, y que de repente llegó un hombre y le disparó porque lo confundió con un guatemalteco al que andaban buscando”, explicó la mamá del fallecido, quien está pidiendo ayuda para repatriar el cuerpo de su hijo, ya que no tiene dinero para hacerlo.

Muere “nica” con apariencia de marero
La Policía guatemalteca dijo que en el mismo lugar, Freddy Fernando Urrea Álvarez, de 20 años, de nacionalidad nicaragüense, quien tenía apariencia de marero, perdió la vida en el Hospital Roosevelt luego que recibiera múltiples heridas por arma de fuego.

También en el mismo sector, en el interior de la pupusería “El Rancho de Sinaloa”, se encontró el cadáver de William Fernando Hernández Menchú, de 15 años, también con apariencia de marero, y falleció a consecuencia de un balazo que recibió al lado izquierdo de la sien.

Las autoridades policiales explicaron que los responsables de las muertes iban a bordo de una camioneta Toyota Runner, roja, y después del hecho se dieron a la fuga.