Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

El mexicano Alfredo Pérez Moreno y los guatemaltecos Modesto Espinoza Reyes y Máximo Emiliano Vásquez se declararon culpables de los delitos de industrialización y procesamiento de estupefacientes.

La admisión de cargos fue hecha por los extranjeros ante la jueza Segundo Penal de Audiencia, María Concepción Ugarte, quien programó para el próximo viernes la lectura de sentencia.

Durante el debate de pena, la fiscal especial Grethel Fernández solicitó 15 años de prisión para cada acusado por lo que hace a la industrialización de estupefacientes y un año más por portación ilegal de armas.

Por su parte los abogados defensores solicitaron la pena mínima de cinco años de prisión por lo que hace al procesamiento de la droga conocida como anfetaminas, y seis meses por la portación ilegal de armas.

Los tres reos que admitieron su culpabilidad estaban filmados por la Policía, quien descubrió que estos operaban un narcolaboratorio desde la primera semana de febrero.

Durante la audiencia, la fiscal Fernández solicitó que la finca “El Papalote”, donde estaba el narcolaboratorio, sea decomisada mientras Martha Vega Pérez no demuestre ser la dueña del inmueble.

Vega afirmó en la Policía que ella alquiló la finca a un hombre llamado Michael Gordon, con quien se reunió dos veces en un hotel capitalino, y este le ofreció comprársela por 70 mil dólares, pero ella no aceptó por tratarse de una herencia familiar.

Por este caso están pendientes de ser capturados los nicaragüenses Elisandro Arreola Madrigal, Fernando González Gaitán y Armando Virrueta Carranza, quienes huyeron del laboratorio al oír ladrar los perros.