•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

Las declaraciones de Roberto José Catón Solórzano, alias “Paisa”, dejaron desconcertadas a las autoridades de la Policía Nacional en el departamento de Granada.

Paisa confesó que mató salvajemente a don Erick Quintanilla Espinoza, de 41 años, conocido como “El Ñajito”, para “agarrar valor” y poder cumplir con el asesinato de otra persona, cuyo autor intelectual le había pagado “sus honorarios” por adelantado.

“Yo estaba tomando guaro y de pronto me entró una depresión toda balurde. No tenía problemas con ese señor, pero pasó por donde yo estaba sentado y decidí agarrar valor con él para después “ir por otra persona”. Lo malo es que de pronto apareció mi abuela y ya no pude hacer lo otro que quería”, relató Catón fríamente.

El crimen se produjo el sábado pasado a eso de las diez de la noche frente al extinto hospedaje “Amor y Paz”, ubicado en el kilómetro 48 de la Carretera Granada-Nandaime. En ese lugar los investigadores encontraron a “El Ñajito” con múltiples golpes en el rostro y resto del cuerpo, sin embargo, el acusado aseguró que él sólo lo golpeó en el cuello.

“Estaba fundido”
“Cuando estaba tirado en el suelo le metí la mano en la garganta: le saqué la manzana y después se la volví a meter. Luego le quité la faja y lo golpeé en la cara”, agregó el asesino.

Como si eso no bastase, “Paisa” cortó una rama de árbol y le introdujo en el ano a la víctima un tronco de 40 centímetros, lo que provocó daños graves.

“Cuando hice eso yo estaba “fundido” de todo, pero no estoy arrepentido, estoy tranquilo, no tengo remordimientos”, remarcó ante los periodistas.

Antecedentes
En la delegación policial de Granada consta que en 2007, Catón Solórzano estuvo detenido por ser el presunto autor de un robo con violencia; en 2008 volvió a la cárcel por amenazas de muerte; en 2009 lo acusaron por agresiones físicas con arma blanca y amenaza de muerte con arma de fuego.

El prontuario además revela que en 2009 lo acusaron por lesiones graves, pero todas las veces quedó en libertad. Por si fuera poco, confesó que hace poco tiempo huyó de Costa Rica por haber asesinado a otras dos personas.