•  |
  •  |
  • END

El vigilante Rodrigo Salomón Silva, de 30 años, fue asesinado por la persona que le robó su arma.

El hombre murió de forma instantánea al recibir un escopetazo en el pecho, en el residencial donde laboraba, ubicado en el camino a Veracruz, Nindirí, Masaya.

El subcomisionado Ernesto Guillén, jefe de la Policía de Nindirí, informó que el forense les explicó que la muerte fue a consecuencia del disparo de escopeta calibre 12 que recibió, pero como presentaba otro impacto de bala cuyo calibre aún no ha sido determinado, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para la autopsia correspondiente.

“Las investigaciones están comenzando, pero al parecer el móvil fue el robo, porque no se encontró la escopeta calibre 12, ni la bicicleta que él usaba, pero estamos investigando”, aseguró el subcomisionado Guillén.

Por su parte, uno de los testigos manifestó que el crimen ocurrió por la madrugada, porque a esa hora escuchó una detonación.

“Yo creo que a él lo matan más adentro, porque tenía que estar vigilando la entrada y su cuerpo fue localizado del puente que está dentro de la residencial, hacia el oeste, donde hay unos árboles”, declaró el testigo.

El subcomisionado Guillén reiteró que aún no hay sospechosos del crimen, pero van a seguir algunas pistas que tienen.

“Ese tipo de hechos no se dan con frecuencia en la zona, seguimos investigado hasta dar con los homicidas”, reiteró.

Familiares de la víctima se presentaron a retirar el cuerpo al Instituto de Medicina Legal, para trasladarlo a Managua, donde habitaba.

Rodrigo Salomón Silva era vigilante de la empresa Serprise, ubicada en la capital.