•  |
  •  |
  • END

Entre gritos de ¡asesino, asesino! y escoltado por custodios del Sistema Penitenciario Nacional, SPN, salió corriendo de los tribunales, Pedro Jiménez Cantarero, de 45 años, quien busca le sea reducida otra vez la pena de 30 años de prisión que le impusieron por el asesinato de su pareja, Sonia Aguirre Palacios.

Jiménez, quien es conocido como “El Carnicero de Tipitapa”, desmembró el cuerpo de su víctima, sin que hasta la fecha se sepa dónde están la cabeza y la pierna derecha de Aguirre.

El reo está solicitando la modificación de la pena de 25 a 15 años, porque el Código Penal vigente contiene beneficios que deben aplicarse retroactivamente.

La fiscal auxiliar Leyla Prado, quien se opone a la petición de la defensa, señaló que el beneficio de retroctividad ya le fue otorgado en fecha reciente a Jiménez, por los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, quienes le redujeron la pena de 30 a 25 años de prisión.

Jueza resolverá en una semana
Al reducir la pena de 30 a 25 años, los magistrados de la Suprema, explicaron que el actual Código Penal no contempla tres de las seis agravantes que establecía el anterior que fue con el que sentenciaron a Jiménez.

Los magistrados de la CSJ le dejaron a Jiménez dos de las tres agravantes que establece el actual Código Penal, donde se indica que si en un delito de asesinato se producen dos agravantes, la pena deberá ser de 20 a 30 años de prisión, explicó la fiscal Prado.

Al terminar la audiencia, la jueza Primero Distrito Penal de Ejecución de Sentencia, Roxana Zapata, dijo que resolverá la petición del reo dentro de los próximos cinco días hábiles.

El crimen que conmovió a los tipitapeños aconteció el 23 de octubre del año 2003. Parte del cuerpo de la víctima fue encontrado en la entrada a la comarca “Quebrada Onda”, en la carretera que conduce hacia el municipio de San Francisco del Carnicero, también conocido como San Francisco Libre.