•  |
  •  |
  • END

Antonio Alvarado Castillo, de 55 años, perdió la vida en el tramo de carretera que cruza la comarca San Patricio, jurisdicción del municipio de Comalapa.

Según el reporte policial, Alvarado Castillo se encontraba en estado de ebriedad caminando por el centro del carril izquierdo, en la comarca San Patricio, en el kilómetro 111 de la carretera Managua- El Rama, cuando fue impactado por la camioneta Mitsubishi, verde, placa CT 6464, conducida por José Adán Obando, de 61 años, quien circulaba de norte a sur.

Producto del golpe, Alvarado cayó fuera de la carretera y sufrió trauma craneoencefálico, lo que le provocó la muerte, confirmó el forense Tayron Martínez.

Alvarado habitaba en la comarca La Ermita, del municipio de Comalapa, y era un tomador consuetudinario.

El día del hecho, iba a su casa de habitación caminando en el centro de la carretera, y por falta de luminarias en la vía, el conductor no lo pudo ver ni esquivar.

La Policía retuvo al conductor de la camioneta, para determinar si tiene o no responsabilidad en el caso.

Conductor al juzgado
Por otro lado, a falta de dinero para comprar el ataúd, hasta este martes fue sepultado el cobrador de bus Freddy Hermógenes Téllez Quintero, de 28 años, quien falleció el domingo en un accidente de tránsito ocurrido en el kilómetro 12 de la Carretera Vieja a León.

La víctima iba en completo estado de ebriedad dentro de la unidad de transporte, y cuando ya iba llegando a su parada, el conductor del bus placas M0983, Manuel Antonio Flores, abrió la puerta y a consecuencia del frenazo, la víctima salió proyectada y estrelló su cabeza contra un poste de concreto.

Aunque los pasajeros del bus dijeron que el conductor iba en competencia con otra unidad de transporte colectivo, serán las autoridades judiciales, ante las cuales será remitido hoy, las que determinarán si tiene o no responsabilidad en el homicidio imprudente.

Marcelina Quintero dejará todo en manos de la justicia divina, pero dijo: “No quiero que la gente piense que estoy vendiendo a mi hijo, pero necesitamos que la cooperativa o el chofer del bus nos den dinero para los gastos y para ayudar a mantener a los cinco hijos que deja en la orfandad”.