•  |
  •  |
  • END

El presunto pedófilo, Rodrigo Molina Artola, de 40 años, fue sentado en el “banquillo de los acusados” por el Ministerio Público, para que responda por la supuesta violación a la que sometió a un niño de ocho años.

Artola, habitante de una comunidad rural de Tipitapa, abusó sexualmente del infante la tarde del 27 de diciembre de 2009, cuando el niño se dirigía hacia la pulpería, refiere la acusación fiscal.

“Juguemos un poquito, le dijo, y luego lo introdujo por la fuerza a su casa y bajo intimidación lo desnudó para mancillarlo”, dice en su parte medular la acusación presentada por la fiscal auxiliar Gioconda Gutiérrez Mayorga.

Como el niño gritaba de dolor, Artola le tapó la boca con un trapo y tras consumar el bochornoso acto lo amenazó con “hacerle algo peor si lo delataba”, señaló la representante del Ministerio Público.

Previo al inicio del juicio, la defensa de Artola pidió que fueran eliminados como testimonios de cargo los relatos de la víctima y de una niña de 12 años, quien presenció cuando el menor fue mancillado y salió corriendo de la casa del supuesto abusador.

La defensa del presunto violador alegó que por razones constitucionales, los niños no podían ser interrogados durante el juicio, sin embargo, el juez de juicio, Sergio Amador Pérezalonso, rechazó este argumento expresando que lo que la ley prohíbe es someter a juicio a los menores de 14 años.