•  |
  •  |
  • END

Porque el juicio nació nulo, por desinterés de las supuestas víctimas y por falta de pruebas, la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio, Ana Justina Molina, declaró no culpables a los hermanos Manuel y Julio César Cuarezma, propietarios del night club Good Time.

A los hermanos Cuarezma, la Fiscalía les imputó la presunta autoría del delito de explotación sexual en la modalidad de proxenetismo, lo que no quedó probado en juicio porque de las supuestas 24 víctimas, sólo cuatro llegaron a declarar y ninguna se sentía ofendida por los imputados.

“Refirieron que ellas eran bailarinas y no prostitutas, y que bailar es un arte, aunque en algún momento se quitan la ropa”, apuntó la judicial al recordar los testimonios de las personas que para la Fiscalía eran víctimas.

Fotografiadas y sin trabajo
La judicial explicó que más bien las mujeres se declararon ofendidas por la Policía y Fiscalía, porque les tomaron fotos con sus trajes de bailarinas y ni siquiera las ofrecieron como pruebas, y ahora no saben a quién le quedaron esas imágenes, además están sin trabajo y fueron expuestas ante sus familiares y amigos.

Uno de los elementos que tomó muy en cuenta la judicial a la hora de declarar no culpables a los acusados, fue el hecho de que la orden de allanamiento que el 21 de octubre ejecutó la Policía en el night club iba dirigida contra una mujer y no contra los imputados, por lo que todos los actos investigativos derivados de la misma acarrearon la nulidad del proceso.

Finalmente, Molina dejó sin efecto la orden de cierre que pendía sobre el club desde octubre del año pasado, de forma tal que si el local tiene todos sus permisos correspondientes, puede reabrir.