Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El tema del incremento de la inseguridad ciudadana volvió a estar en agenda en la Ciudad de los Mangos, tras conocerse de otro crimen ocurrido la noche del sábado, en la terminal de buses del barrio La Puebla, donde dos ciudadanos, identificados como Jaime y Gustavo, acabaron con la vida del rivense Nelson Alexander Chavarría Zapata, de 33 años.

La versión que brindaron testigos en el lugar es que Nelson se encontraba ingiriendo licor en una acera con un amigo, y después de las nueve de la noche se presentaron Jaime y Gustavo, y protagonizaron una discusión, pero sin llegar a las agresiones.

No obstante, después de las once de la noche, Jaime y Gustavo regresaron y agredieron físicamente a su rival. En la riña, Gustavo le propinó una estocada en el abdomen a Nelson, y Jaime le atinó un disparo en las costillas.

Producto de las heridas, Nelson falleció de manera instantánea y fue la herida de arma blanca la letal, según explicaciones del médico forense.

Según la Policía, el hoy finado presentaba dos estocadas en el cuerpo y a la vez se le detectó heridas de arma blanca en la palma de su mano y en el codo derecho, y se dice que uno de los coautores del crimen también resultó con una estocada.

Los restos del joven fueron sepultados este lunes en el cementerio de Rivas, según explicó don Ramón Ernesto Chavarría, quien dijo que su hijo no tenía problema con los supuestos autores del crimen y hasta recordó que Jaime ya tiene un antecedente por homicidio.

En tanto la Policía manifestó que Nelson también tenía varios antecedentes, entre ellos tres por violación.

Para ampliar las investigaciones, la Policía trató de remitir los retos de Nelson al Instituto de Medicina Legal, pero los familiares se opusieron.

Desde el catorce de febrero a la fecha ya se registran cinco homicidios. Entre las víctimas está el policía voluntario Pablo Modesto Pérez, quien falleció producto de un disparo de escopeta cuando trataba de frustrar un robo en la gasolinera Petronic-Rivas, y a la fecha el crimen no ha sido esclarecido.

De los cinco homicidios, cuatro han ocurrido en marzo, lo cual ha generado preocupación en la ciudadanía de Rivas, ya que además de los crímenes también se registran delitos sangrientos, como lesiones graves, en los que también hay de por medio el uso de arma de fuego y arma blanca.