•  |
  •  |
  • END

Edwin Antonio Mendoza Gamboa, José Ángel Blandino Balladares y Byron Enrique Ramos Jácamo saldrán de la prisión hasta el 26 de noviembre del 2046, cuando ya estén viejitos, porque el juez Séptimo Penal de Juicios de Managua, Octavio Rothschuh, los condenó a 37 años de prisión por el asesinato y el robo que perpetraron contra Francisco Javier Ríos Munguía.

El juez explicó en la sentencia que no encontró ni un solo atenuante a favor de los acusados, que por el contrario actuaron con alevosía, porque ellos superaban a Ríos en número al momento que lo acuchillaron dentro del taxi al que la víctima subió la noche del 21 de noviembre de 2009, pensando que iba con un verdadero taxista y con pasajeros, aunque en realidad eran criminales.

Rothschuh señaló que además hubo ensañamiento porque aumentaron deliberadamente el dolor de la víctima, a quien lanzaron en una calle del barrio “Selim Schible”, atado de manos con los cordones de sus zapatos, después de haberle propinado múltiples estocadas en los muslos, antebrazos, brazos y tórax para robarle un celular y su calzado deportivo.

La víctima se desangró sin que nadie pudiera ayudarla, porque las heridas le destrozaron la vena y arteria femoral.

Por el asesinato, el judicial les impuso a los acusados la pena máxima de 30 años de prisión, y por el robo agravado siete años más, y aunque la suma de ambas condenas sean 37 años de encierro, en la práctica sólo cumplirán 30 (10,950 días), que es la pena máxima establecida por la ley.

Valga decir que ésta es la primera condena para Byron Ramos, quien tiene pendiente otra condena en el Juzgado Sexto Penal de Juicio, por secuestro y robo en perjuicio de una joven.

Como se recordará, el día de los hechos la víctima acababa salir de su trabajo como operario de los juegos mecánicos que hay en Plaza Las Américas e iba a su casa.

La víctima era hermano de la presidenta de la Federación de Estudiantes de Secundaria, Darling Ríos.