•   ISLA DE OMETEPE  |
  •  |
  •  |
  • END

Un joven de la Isla de Ometepe que trabajaba como guía turístico, porque habla inglés, se salvó de una condena de 24 años que la juez del Juzgado de Distrito Penal de Juicios de Rivas, Ivette Toruño Blanco, le impuso al declararlo culpable por abuso sexual en concurso real de delitos, porque al final se descubrió que la denuncia era falsa.

La historia fue inventada por su ex pareja, quien por remordimiento se retractó, dijo que su acusación era falsa y que la había interpuesto por venganza.

El juicio que la falsa acusación originó, culminó el cuatro de febrero de 2009.

Desde su arresto hasta su posterior enjuiciamiento, Martín Díaz Alemán estuvo preso en el Sistema Penitenciario de Granada durante un año y cinco meses.

Sin embargo, tres meses después de la sentencia condenatoria, María Auxiliadora Bolaños González, ex pareja de Díaz Alemán, se retractó de la denuncia que interpuso contra el isleño con el cual procreó una hija.

Remordimiento
En el escrito presentado por Bolaños González asegura que su hija de trece años nunca fue abusada por Díaz Alemán y que lo acusó por venganza porque no quiso reconocerla en el Registro Civil de las Personas, tal y como lo hizo con la hermana mayor de la niña.

Después de haberse retractado, la mujer se trasladó a vivir a Costa Rica con la hija que reconoció Díaz Alemán, quien actualmente tiene 15 años, y con la de 13 años que no está registrada como hija del guía.

Según la falsa acusación, el guía había manoseado los senos y las partes íntimas de la niña de 13 años.

La familia de Díaz Alemán se vio obligada a contratar a la abogada Thelma Vanegas, quien basada en la retractación de Bolaños González apeló la sentencia, y este 22 de marzo los magistrados de la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Granada revocaron la sentencia y ordenaron la libertad del reo, la cual se hizo efectiva al día siguiente.