Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

José Luis Olivas Castañeda, de 31 años, quien se convirtió en el primer ahogado de esta temporada veraniega en el departamento de Estelí, fue sepultado en el cementerio municipal San Francisco de Asís, de “El Diamante de Las Segovias”.

El infortunado tenía tres días de haber salido de su casa, según dio a conocer el teniente David Lazo Valle, portavoz de la Policía en el departamento de Estelí.

Olivas murió en la poza El Remolino, ubicada sobre el río Estelí. De acuerdo con las investigaciones realizadas por la Policía, el deceso de éste se debió a asfixia por sumersión, señala el dictamen de la perito y médico forense de Estelí.

Las autoridades policiales estelianas conocieron de la desaparición de José Luis a través de una información brindada por Reina Castañeda Montiel, habitante del barrio Óscar Gámez 2, y progenitora del fallecido.

José Luis Olivas Castañeda había salido desde el 21 de marzo, para trabajar en la finca El Cóvano, propiedad de Jaime Ruiz Gámez, la cual está ubicada en el sector de La Naranja de Fátima, Estelí, 20 kilómetros al noreste de esta ciudad.

Reina Montiel recordó que su hijo salió el 23 de marzo en la tarde, a pescar en la poza El Remolino, en compañía de unos jóvenes a quienes sólo identificó como Efrén y Ernesto, quienes a la vez eran compañeros de trabajo del muchacho.

De acuerdo con lo investigado por la Policía, los dos amigos del infortunado decidieron regresar a la finca donde estaban trabajando, pero José Luis les expresó que seguiría en el lugar porque se daría otro chapuzón.

Desde entonces la madre no sabía del paradero del muchacho, por lo que denunció el hecho. De igual forma, familiares del infortunado lo buscaron y fue cuando encontraron el cuerpo sin vida en la poza.

Quien encontró el cuerpo fue Alberto Olivas Castañeda, hermano de José Luis.