•  |
  •  |
  • END

El juicio para Ramón Bency Thomas y Michael Ángelo Pérez se suspendió ayer tarde por la ausencia de testigos claves, pero se reanudará el 8 de abril, día que podría haber veredicto de jurado, pero lo que es claro desde ya es que los abogados están en “guerra”.

Por la mañana, el defensor de Ramón Bency promovió un incidente de nulidad absoluta porque, según él, Michael Ángelo no tiene conocimientos jurídicos ni científicos para autodefenderse, además de que no presentó título alguno que lo acreditase como abogado.

Pérez le respondió diciendo que se graduó en la universidad de Wisconsin en Estados Unidos, pero de todos modos dijo que por quien se debería preocupar el abogado es por su defendido, no por él.

El juez Octavo Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, no dio lugar al incidente porque antes de que arrancase el juicio, nadie impugnó la intervención de ley que se le otorgó a Michael Ángelo para que se autodefendiera.

Ramón Bency y Michael Ángelo Pérez están acusado por el robo agravado de una camioneta propiedad de Viola Rebeca Archibold, a quien asesinaron y luego enterraron con otro nombre en el Cementerio Milagro de Dios, bajo el supuesto de que se trataba de una viejita accidentada, además, según los testigos, Pérez les habría dicho a los panteonero que en vida había sido “una suegra mala”.

Por la mañana declaró Leana Zeledón, dueña de un hospedaje en el barrio Costa Rica, donde Ramón Bency se hospedaba con un amigo, y donde de la noche a la mañana apareció la camioneta de la asesinada.

La testigo dijo que no vio quién llegó conduciendo el automotor, pero sí se enteró después por la televisión que su inquilino estaba involucrado en un asesinato.

Se supone que el otro hombre que andaba con Ramón Bency es Ignacio Godoy Thomas, quien está acusado, pero anda huyendo. El primero se presentó en el hospedaje como abogado y dijo que su amigo era dentista.