Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Un hombre que ofendía y maltrataba a su ex por celos, le confesó al juez Jaime Alfonso Solís, antes de que lo declarase culpable por violencia intrafamiliar, que “sigue enamorado” de su mujer.

El singular caso se ventiló en el Juzgado Cuarto Penal de Juicios de Managua, donde Alfredo José García, al hacer uso del derecho a su última palabra, dijo que seguía enamorado de su ex, de iniciales X.S., pero se comprometió a dejarla vivir en paz.

También el acusado le pidió disculpas a la dama por haberla expuesto por medio de las cámaras del noticiero del Canal Diez, donde relató todo lo que supuestamente vivió con ella.

El acusado le explicó al juez que lo que él estaba viviendo era su castigo por haber dejado a su esposa para unirse con una mujer mucho más joven que él.

Cuando la pareja empezó vida marital, en el 2000, la víctima era menor de edad (tenía 17 años), en tanto que él ya era un hombre mayor, luego en el 2003 comenzaron los pleitos, y después, en 2009, se separaron, pero comenzó el asedio del varón.

“El acusado tiene un problema grave. Tiene ciertos elementos de alteración sicológica que demuestran que hay un total celo hacia su ex compañera, lo que ha producido todo ese círculo de violencia”, destaca el juez en el fallo donde declara culpable a García por lesiones sicológicas graves derivadas de violencia intrafamiliar.

Pese al fallo, el juez dijo que el problema de García no se va a solucionar enviándolo a la cárcel, pero lo conminó a someterse a supervisión sicológica, además le ordenó que no se acerque a la víctima, de quien debe guardar 100 metros de distancia.

En la audiencia de debate de pena, la fiscal auxiliar Catalina Hernández le pidió al juez que castigue a García con seis años de prisión (la pena mínima es de tres y la máxima siete). El abogado defensor solicitó la pena mínima y tratamiento con un siquiatra. El juez Solís programó la notificación de la pena para el nueve de abril.