Tatiana Rothschuh
  •   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El departamento de Río San Juan afortunadamente no registró ningún muerto por sumersión, en la Semana Santa, sin embargo, la violencia y el alcohol provocaron un asesinato en la comunidad de El Tule, y por un problema técnico se produjo el vuelco de una camioneta que dejó 8 personas lesionadas.

El comisionado Jardiel Arteaga, segundo jefe de la delegación policial de Río San Juan, dijo que el asesinato de Lucas José Bravo Lazo ocurrió el Jueves Santo, después de que la víctima se bañó en el río Tule e ingirió licor en el bar El Ranchero, propiedad de Úrsula Patricia Lazo, junto a su victimario, Eliezer Ariel Rugama Luquez, y otras personas.

Según Arteaga, el crimen se produjo cuando Bravo Lazo se dirigía en su bestia hacia Caño Luis y en las afueras del bar se juntó con Rugama Luquez, a quien le reclamó porque no quiso participar en robos con intimidación.

Tras ofenderlo, Bravo la arremetió contra Rugama a puñaladas, no obstante la víctima se defendió, lo desarmó y le propino múltiples puñaladas. Ahora está preso.

Por otro lado, el accidente se registró en el sector de La Azucena, jurisdicción de San Carlos, el pasado Miércoles Santo, al explotar la llanta trasera de una camioneta, lo provocó el vuelco que dejó a 8 lesionados: Alfonso Castillo Romero, Aurelio Salgado, Róger Antonio Gómez, Petrona Miranda, Eulogio Mejía, Felipe Serrano, María del Socorro Solano y Jhonny Antonio Salgado. El menor de 3 años, Luby David Castillo, resultó ileso.

Un deceso lamentable fue el del señor Juan José Ordóñez Rodríguez, de 37 años, quien el Miércoles Santo falleció de un paro cardíaco en un autobús de transporte colectivo que en ese momento circulaba por la comunidad de San Isabel.