•  |
  •  |
  • END

ESTELÍ
Varias personas, entre pacientes y una enfermera, que se dirigían hacia un hospital de Managua, resultaron afectados en el aparatoso accidente de tránsito ocurrido sobre el tramo de Carretera Panamericana que atraviesa esta ciudad.

Los afectados son Yasser Molina, de 18 años, originario de San Lucas, municipio del departamento de Madriz, y quien resultó con politraumatismo generalizado; Martha Lidia Lira Ramírez, de 40 años, también de San Lucas y quien acompañaba a otro enfermo.

Mientras que la enfermera Elisa Ramírez, de 42 años, y residente de la ciudad de Somoto, sufrió un trauma torácico cerrado.

En la ambulancia de igual forma trasladaban a un paciente que iba remitido por los médicos del hospital de Somoto a un centro asistencial capitalino.

La ambulancia placas EM 1170, asignada por el Ministerio de Salud al hospital de Somoto, circulaba de norte a sur, sobre la vía Panamericana, cuando intempestivamente cruzó de oeste a este la camioneta roja, placas M 00 9638, que conducía Hilario Peralta Meza.

El chofer de la camioneta argumentó que no escuchó la sirena de la ambulancia, porque delante de él circulaban dos furgones que con sus pitos ensordecedores lo aturdieron.

El conductor de la ambulancia argumentó que incluso llevaba las luces puestas debido a que trasladaba a un niño de 52 horas de nacido, en estado delicado de salud. Los padres del bebito, que por cierto todavía no tiene nombre, son originarios de la zona cafetalera de San Juan de Río Coco.

De este hecho se deduce lo peligroso que son los furgones, porque además del ruido que hacen sus motores al circular en plena ciudad, cuando los conductores ponen a funcionar las bocinas hacen un sonido calificado como infernal por quienes lo escuchan.