•  |
  •  |
  • END

La prueba de ácido desoxirribonucleico, mejor conocido como ADN, confirmó que la joven encontrada el pasado 17 de febrero en total estado de descomposición y desnuda entre la maleza de la conocida “Casa Embrujada”, es María de Fátima Pérez, dijo una fuente policial ayer.

Dos distritos policiales de Managua, el Sexto y el Tercero, coordinaron esfuerzos para tratar de encontrar a Fátima Pérez, quien estaba reportada como desaparecida desde el 14 de febrero. Tres días después se encontró un cadáver en la “Casa Embrujada”, ubicada en el kilómetro 17 de la Carretera Sur, y desde ese día los agentes se esforzaron para establecer la identidad de la occisa. Al principio, la mamá de María de Fátima, doña María Auxiliadora Pérez, descartó la posibilidad de que la mujer asesinada fuese su hija, porque no tenía la cicatriz sobre la ceja que la distinguía, pese a que los forenses del Instituto de Medicina Legal estaban seguros de que era ella, dado que al comparar las características de la desaparecida con el cadáver que tenían, encontraron coincidencias en la talla de zapato, dentadura (era casi perfecta), rasgos faciales y cabello largo.

Ante la duda, el Instituto de Medicina Legal decidió comparar al ADN del cadáver con el del padre de la joven, prueba que según la fuente policial fue positiva.

Ante la evidencia, la Policía de la Tercera Delegación reorientó sus investigaciones hacia el esclarecimiento del homicidio, porque la joven fue brutalmente golpeada.

“Lo que no tenemos todavía es si la mataron ahí –en la “Casa Embrujada”— o la llegaron a tirar, seguimos investigando, lo único nuevo es que ya no hay duda de que se trata de la desaparecida del Distrito Seis”, indicó la fuente policial que demandó el anonimato.

María de Fátima Pérez desapareció cuando salió con su compañero de vida, el mexicano Ramón Alcázar, quien es el principal sospechoso porque se esfumó desde el día que se llevó a la joven a comer pollo.

Aparentemente, Alcázar huyó a su país, porque su camioneta roja, placas salvadoreñas 68111G, fue encontrada en Las Manos, frontera con Honduras.