Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Conectada a un ventilador, con trauma craneal, agoniza en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, la niña Margine Flores Herrera, de 16 meses, quien fue golpeada por su padrastro, Elio José Aburto Leiva, de 19 años, quien la mañana de este jueves enfrentará audiencia preliminar en el Juzgado de Distrito Penal de Masatepe.

Por la gravedad del trauma craneal en tercer grado, los galenos del hospital infantil no le aseguran vida a la bebita, ya que sus lesiones parecen ser irreversibles. Este nuevo episodio de violencia contra la infancia tuvo como escenario la comarca Mata de Guayabo, que se localiza cinco kilómetros al sur de Masatepe.

Según la denuncia interpuesta ante las autoridades por Inés del Carmen Herrera Díaz, madre de la niña, los trágicos hechos acontecieron la tarde del sábado, cuando ella salió de su casa para ir a la venta cercana. De acuerdo con el relato de Herrera, cuando ella regresó a la casa encontró a la niña agonizando en el suelo y su cónyuge lo único que le dijo fue que un perro la botó de la silla.

La coartada de Aburto, quien está preso en Masatepe, se cayó cuando los médicos examinaron a la pequeña Margine y determinaron que el golpe en la cabeza no se corresponde con la caída de una silla. Aparentemente la vida de Carmen Herrera Díaz está marcada por la desgracia, porque su primer marido y padre de sus tres hijos se suicidó hace un año, por la vía del ahorcamiento, y actualmente está embarazada del joven que tiene al borde de la muerte a su hija menor.

La audiencia preliminar se realizará a las nueve y media de la mañana.