Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Triturado bajo las llantas de un furgón murió la tarde de ayer viernes el ciclista Arlin Manuel Amador Pérez, de 30 años, mientras de milagro se salvó de perecer de igual manera el también ciclista Silas de Jesús Gutiérrez, de 16 años.

El macabro accidente aconteció a la altura del kilómetro 24 de la Carretera Panamericana Sur, cuando el furgonero Orlando Ramón Hernández pasó embistiendo a los ciclistas que circulaban de norte a sur, en el borde de la vía internacional.

Según Gutiérrez, a quien la llanta trasera de su bicicleta le quedó aplastada, ellos circulaban de norte a sur en la misma dirección que lo hacía el furgonero, cuando fueron impactados por la parte trasera del camastro, es decir, fueron víctimas de un “colazo”.

A consecuencia del impacto Silas Gutiérrez perdió el control de la bicicleta impactando a Amador quien iba delante de él, lo que lanzó a éste a la parte media de la vía quedando prensado entre las llantas traseras del pesado automotor.

Arlin Manuel Amador, quien en ese momento salía de su trabajo como obrero de la construcción, al ser arrastrado entre las llantas del furgón quedó a la orilla de la carretera, en el carril contrario de la vía donde circulaban. Orlando Hernández se encerró en la cabina del cabezal y evitó dar su versión al equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO.

El fatal accidente se produjo a eso de las cuatro y media de la tarde, casi a la misma hora que dos mujeres, madre e hija, eran arrolladas por una camioneta en una calle del barrio Santo Domingo, en Managua.

En este accidente, que se produjo del edificio de Petronic una cuadra al sur, resultaron lesionadas Gioconda Antón Flores, de 41 años, y su hija, Ana Gabriela Guadamuz Antón, de 17. Ambas fueron trasladas al Hospital “Lenín Fonseca”.